Guijuelo, cuna del cerdo ibérico

Los asistentes a la cata se disponen a degustar una de las creaciones. / SARA SANTOS

El chef Víctor Gutiérrez sorprende con una experiencia que fusiona las raíces peruanas con el sabor de Castilla y León

M. MADINABEITIA

Los manjares ibéricos tienen un hueco de honor en las mesas de todo aquel que presume de ser un bon vivant. Eso lo saben en cualquier lugar pero, sobre todo, en Castilla y León, cuyo stand 'Tierra de Sabor' es uno de los más solicitados. El chef Víctor Gutiérrez, que regenta en Salamanca el restaurante homónimo galardonado con una estrella Michelin, elaboró el lunes una cata tan deliciosa como original.

Gutiérrez versó sobre el cerdo ibérico de Guijuelo, fundamental en su cocina, pero quiso darle un toque nuevo. Utilizó piezas que habitualmente no se dan como son los casos de la piel del cochinillo, la lengua, las castañetas y la sobrasada. Así, con la tradición e innovación como ejes, creó tapas como el mochi de sobrasada y maíz morado. Una verdadera sorpresa.

No contento con eso, prosiguió deslumbrando a los presentes con la lengua con salsa de coco y chocolate. También con el bocadillo de cochinillo ibérico. Y finalizó la cata con unas castañetas con chocolate y trufa. Ingredientes que normalmente no se suelen fusionar pero que Víctor Gutiérrez demostró, con gran acierto, que en la gastronomía hay que ser valiente.

En el stand de 24 metros cuadrados Gutiérrez daba los últimos coletazos a la degustación de productos elaborados con ibérico que apenas duraban unos segundos sobre el mostrador. «Para mí es un placer representar aquí a Castilla y León y lo que espero es que se conozcan nuestros productos», aseveraba mientras encauzaba las órdenes que daba en la cocina del stand. «Vengo a aprender pero también a enseñar lo que estamos haciendo» y un ejemplo eran las que él denominó 'tapas viajeras', que volaban en el mostrador.

Un éxito

El público salió encantado de la cata, sorprendido por las tapas probadas, por los sabores, las texturas, los colores… Esos aromas y sensaciones por descubrir fusionaron las raíces peruanas del chef con la tradición y origen de Castilla y León-Tierra de Sabor. Gutiérrez defendía con vehemencia el poder que tienen los nuevos ingredientes en la cocina: «Claro que adoramos nuestros productos de toda la vida y lo seguiremos haciendo, pero entendemos que es interesante también abrirnos a este mundo cada vez más globalizado, con el público que prueba cada vez más cosas. Esta cata ha querido ser una demostración de ello». Ya les digo que fue un éxito.

Más noticias

Fotos

Vídeos