Guardián de libros en Portugal y del tequila en México

Desde el siglo XVI dos especies distintas de murciélagos protegen los valiosísimos ejemplares que atesora la Biblioteca Joanina de la Universidad de Coimbra dado que devoran cantidades ingentes de dos insectos cuyo manjar y nido predilectos son la celulosa y el cuero, la carcoma o 'nicobium castaneum' y la pesadilla de todo bibliotecario, los 'pececillos de plata' o 'Lepisma saccharina'. La beneficiosa presencia de los murciélagos es conocida de siempre por los trabajadores de la Joanina. Tanto que al cerrar al atardecer, los volúmenes se cubren con mantas para protegerlos del excremento del único mamífero con alas. Sin embargo, fue hace poco que el profesor Palmeirim logró registrar su ecolocalización y sonidos de alta frecuencia y monitorizó su comunicación social.

La flor del agave solo se abre de noche. Y en la noche mexicana solo hay un rey, el murciélago 'Leptonycteris curasoae'. Si ellos no polinizaran esa flor, no habría tequila en el mundo. Un proyecto (TIP) de protección del agave y el murciélago puso en marcha una campaña de tequila 'bat friendly'. En 2026 vendió 300.000 botellas.

Fotos

Vídeos