«Le gritaron: '¡Para, para!', pero el Mercedes rojo siguió y se dio a la fuga»

Una vecina de Zarautz relata que dos personas que presenciaron el atropello trataron de dar el alto al conductor del vehículo, que no hizo caso y se marchó

A. ETXEBERRIAZARAUTZ.

Zarautz se despertó ayer conmocionada por la muerte de Miguel A., tras ser atropellado el domingo por la tarde por un turismo, cuyo conductor se dio a la fuga. El suceso fue presenciado por al menos por dos zarauztarras que, tras observar el impacto y ver «volar» a la persona atropellada, trataron de dar el alto al vehículo, gritando «¡para, para!», un Mercedes de color rojo, pero no hizo caso y se dio a la fuga.

Ayer al mediodía, una vecina de Zarautz que pudo hablar con dos testigos del accidente revivía el suceso en el mismo punto donde ocurrió el atropello, justo delante de la Comisaría de la Er-tzaintza de Zarautz. «Miguel solía visitar a su hermana todos los domingos por la tarde y cuando regresaba a su vivienda, al piso tutelado de María Etxetxiki, es cuando ocurrió el atropello, a escasos 30 metros de donde residía con su mujer», recuerda.

«Él venía bien, cruzaba el paso de cebra, pero el vehículo se lo llevó por delante, y se escapó además a toda velocidad. No hizo ni asomo de parar», comenta esta vecina, que se felicita de que la Ertzaintza hubiera podido dar con el conductor huido dos horas más tarde. «Con las cámaras de la comisaría todo ha quedado grabado y pronto se esclarecerá lo sucedido. Una pena por Miguel, que era un señor bien elegante, padre de cuatro hijas que residen fuera y un hijo», comentaba ayer esta vecina en referencia al fallecido, quien llevaba 3 o 4 años viviendo en el piso tutelado del Ayuntamiento de Zarautz.

«Él venía bien, cruzaba el paso de cebra, pero el vehículo se lo llevó por delante»

«Con las cámaras de la comisaría todo ha quedado grabado y se esclarecerá lo sucedido»

Tras producirse el accidente, el suceso corrió como la pólvora y ayer en el municipio no había otro comentario. «Es verdad que la tarde del domingo hacía un día de intenso sirimiri, que a eso de las 7.30 ya estaba de noche, pero no se puede circular a esa velocidad en esta carretera local que discurre paralela a la N-634, ya que hay numerosos badenes para ralentizar la velocidad. Es una recta aproximadamente de un kilómetro y no se puede conducir rápido», afirma preocupado un vecino de Zarautz.

Sin funeral

Miguel A. era una persona muy conocida en la localidad, el menor de trece hermanos, de los que viven ahora cuatro. Fue fundador con sus hermanos Jexus y Joxe, de Transportes Andika en el año 1963, aunque poco después dejó a sus hermanos los camiones de reparto. Había trabajado toda su vida en Bombas Itur hasta su jubilación.

Su familia no celebrará funeral; lo incinerarán este mediodía en el Tanatorio de Rekalde en un sencillo acto. Dos de sus hijas viven en Madrid, otra en Italia, la cuarta en Valencia y el hijo desde hace poco en Getxo, haciendo cada uno su vida. Desde ayer están en casa para arropar a su madre Merche y rendir el último adiós a su padre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos