La gran fiesta de los carnívoros

Joseba Odriozola asa la carne en la parrilla colocada en el exterior del Kursaal. / USOZ

Joseba Odriozola, del asador Araneta de Zestoa, y Cárnicas Goya triunfan en la octava edición del concurso de parrilla

MIKEL MADINABEITIA

Joseba Odriozola, del asador Araneta de Zestoa, y Cárnicas Goya, de Anoeta, con Josean al frente, fueron los vencedores ayer en la octava edición del concurso nacional de parrilla, uno de los grandes eventos de San Sebastian Gastronomika. Pese a que el nivel fue tan elevado como de costumbre, finalmente esta dupla fue la ganadora gracias a la excelente materia prima de la carne de Goya unida al torbellino de Joseba, que transmite una gran energía y se mueve con intuición y confianza en los fogones. La carne elegida, polaca, fue una vaca mixta, de leche.

El concurso se desarrolló en una gran cata con un jurado profesional y un jurado popular, que puntuaron la carne, la cocción, la textura y el sabor. El jurado profesional estuvo formado por el presidente Juanjo Arratibel, que estuvo acompañado de Juan Atanasio Carrasco, Matias Gorrotxategi, David Ramos, Amaia Ortuzar, Mikel Ubarrechena, Iñigo Jiménez, Pedro Ruiz, Joxean Eizmendi e Iñaki Hernández. El 70% de la valoración final dependió de este jurado y el 30% restante, de los que estábamos sentados en la sala.

Este año, además del ganador, participaron J.A. Muñoz y Alejo Vladimiro (del restaurante El Alfoz de Burgos, Villagonzalo Pedernales), Urko Zarauza (asador Fuentene Berria, Zamudio), Maxi Campelo (Las Muxas, Ponferrada), Andrés Camacho (Pura Brasa, Bilbao), Juan Carlos Caro (Zelai Txiki, Donostia), Javier Almansa (Almansa, Sevilla), y Aingeru Larrasoaña (Baldorba sagardotegia, Aizoain). Cárnicas Guikar, vencedor en tres ocasiones, Cárnicas Goya, Cárnicas Los Norteños, Cárnicas Carro Bierzo, Beef on Food, Cárnicas Trabadina, Cárnicas Iruki y Cárnicas San Marcial proporcionaron la carne.

Para esta edición se decidió maridar la carne con San Miguel Selecta, la gama de especialidades cerveceras de la marca en el segmento premium. Probamos una cerveza de color amarillo oro viejo con reflejos cobrizos. En nariz mostraba una intensidad a malta tostada, muy aromática. En boca tenía un principio suave y se desplazaba con sabores marcados a maltas y a su tostado. El final era amargo y persistente.

El maestro de ceremonias volvió a ser, al igual que el año pasado, David de Jorge, showman, comunicador, presentador y lo que haga falta. Con su habitual salero, amenizó la espera entre carne y carne, intercalando divertidas anécdotas y explicando algunos secretos de los parrilleros.

Mientras, en el exterior del Kursaal y mirando al mar, magnífico ejemplo de inspiración, los parrilleros se mostraban tan contentos como nerviosos por participar en la gran fiesta carnívora. Además de la calidad de la carne, dos fueron los aspectos que procuraron cuidar: la limpieza y el orden. Hay que recalcar que una de las dificultades de este concurso es que los chefs están obligados a trabajar en un hábitat que no es el suyo, lo que eleva la dificultad.

Más

Fotos

Vídeos