«Gracias a la fortaleza de Bidegi invertiremos 50 millones de euros»

La diputada foral celebra que la sociedad foral haya mejorado su crédito y EH Bildu le insta a ser prudente por su «delicada» situación

G. L. SAN SEBASTIÁN.

El tema del peaje para vehículos pesados en la N-1 se abordó sin excesivas discrepancias en la comisión de Infraestructuras Viarias. El recuerdo por parte de Iban Asenjo (EH Bildu) a la diputada foral de que cuando el PNV estaba en la oposición defendía un único arco en Etzegarate para cobrar todo el tramo de la N-1 y recaudar 50 millones -ahora se ingresarán 9- fue el único punto de discordia. Sin embargo, el punto del orden del día referido a la novación del crédito de Bidegi rescató la controversia que las dos primeras fuerzas políticas del territorio mantienen en torno a la sociedad foral.

Aintzane Oiarbide señaló que «gracias a la actual situación de fortaleza de Bidegi, se han podido negociar las condiciones del préstamo y uno de los principales logros es el haber conseguido rebajar los tipos de interés, del 3,49 a un 1,57 de media en los próximos años». También destacó que entre las nuevas condiciones se encuentra el poder emplear el excedente de caja para amortizar antes el crédito y tener plena competencia para realizar inversiones. Esto permitirá a Bidegi realizar inversiones extraordinarias de alrededor de 50 millones de euros esta legislatura.

Sin embargo, el portavoz de EH Bildu, Xabier Olano, advirtió de que la situación económica de Bidegi sigue siendo «preocupante, puesto que está a merced de la evolución de los tipos de interés», por lo que reclamó a la diputada que se deje «de triunfalismos y de vender humo». Olano explicó que la situación financiera de Bidegi depende de dos factores: el volumen del tráfico y la evolución del Euribor. Añadió que en este momento los datos económicos pueden ser puntualmente más favorables porque los tipos de interés son negativos, «pero es sabido que han empezado a subir y que, según todas las previsiones, seguirán subiendo», lo que puede «desestabilizar» la sociedad foral. Oiarbide le respondió con el conocido refrán de que «no hay más ciego que el que no quiere ver».

Fotos

Vídeos