Goia prevé que se clausurarán más de la mitad de los pisos turísticos de Donostia

Aburto, Landa, Retortillo, Urtaran y Goia sellaron ayer un acuerdo para controlar la actividad de las viviendas de uso turístico.

El Gobierno Vasco avanza que habrá una «depuración» del registro de viviendas según se detecten aquellas que no cumplen la normativa local

GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

Se acabó la clásica coartada servida por la duplicidad de competencias. Aquello del «yo ya cumplo la ley vasca» ya no vale a los propietarios de viviendas de uso turístico. También habrá que acatar la normativa municipal. Gobierno Vasco y ayuntamientos se han puesto de acuerdo para exigir a los gestores de este tipo de alojamientos el cumplimiento no solo de la regulación autonómica, sino también de aquella que emana de los consistorios. Así que no por estar inscrito en el registro del Ejecutivo vasco -Administración más benévola en cuanto a requisitos- un piso turístico debe ver garantizada su actividad.

El consejero de Turismo, Alfredo Retortillo (PSE), adelantó ayer que habrá una «depuración» en esa lista oficial que hoy cuenta con 2.147 viviendas en Euskadi -1.245 en Donostia- según se vayan detectando aquellas que no cumplen la normativa local. Rompió así una lanza a favor de la capacidad de ordenación del sector de los ayuntamientos. Lo hizo tras firmar el protocolo de colaboración en materia de viviendas para uso turístico entre el Gobierno Vasco, Eudel y los ayuntamientos de las tres capitales vascas. Junto a él estamparon su sello el presidente de Eudel, Imanol Landa, y los alcaldes de las tres capitales, Gorka Urtaran (Vitoria), Juan Mari Aburto (Bilbao) y Eneko Goia (San Sebastián).

Tal y como explicó el consejero, el objetivo del protocolo es «establecer un mecanismo de comunicación continua entre los ayuntamientos y la dirección turística». Más control. En el horizonte, evitar que se produzcan «discrepancias entre la presencia de una determinada vivienda en ese registro y una normativa municipal vigente que en realidad no permitiese el desarrollo de esa actividad». Concusión: si no se cumple la ordenanza del Ayuntamiento, no se entra en el registro oficial del Gobierno Vasco.

2.147 viviendas turísticas

hay registradas en el Gobierno Vasco, 1.245 en Donostia, 329 en Bilbao y 49 en Vitoria. 303 pisos más se reparten por el resto de Gipuzkoa.

En la práctica, Donostia será la que más contribuya a la «depuración» citada por Rertortillo. Su alcalde habló ayer de «un cambio drástico» en el escenario actual de 1.200 viviendas de uso turístico y, «aventurándome», vaticinó que aplicando la nueva ordenanza «vamos a ir de la mitad para abajo de forma considerable». No obstante, la limpia augurada por Eneko Goia no llega a niveles de la que prevé Aparture, la asociación de propietarios de viviendas de uso turístico de Euskadi, que considera que el 70% de los alojamientos turísticos de Donostia desaparecerán si se aplica la nueva ordenanza.

El mecanismo de comunicación interinstitucional ya ha empezado a funcionar. El Gobierno Vasco ya ha enviado más de 250 cartas a los propietarios de apartamentos y habitaciones de uso turístico para que presenten alegaciones porque han detectado que incumplen la normativa municipal. El Ayuntamiento de Donostia le ha trasladado más de 60 expedientes de clausura y, en la dirección inversa, el Ejecutivo ha hecho llegar al consistorio 6 denuncias que ya están siendo comprobadas. Es solo el principio. El Gobierno municipal realizará un informe con la situación jurídica de los 1.245 pisos turísticos inscritos en el registro del Gobierno Vasco.

Crece el empleo en el turismo

Por su parte, ayer se dio a conocer que el número de trabajadores del sector turístico vasco aumentó el pasado verano un 3,6% en comparación con el mismo periodo de 2016 y alcanzó su récord histórico con 61.702 empleados, según un estudio de la empresa de recursos humanos Randstad.

Más

Fotos

Vídeos