El Gobierno Vasco creará un equipo de inspectores específico para detectar los pisos turísticos «clandestinos»

Imagen de archivo de la Parte Vieja./LOBO ALTUNA
Imagen de archivo de la Parte Vieja. / LOBO ALTUNA

El Departamento de Turismo destinará 400.000 euros a organizar este equipo, que estará integrado por 10 personas

EUROPA PRESS

El Gobierno Vasco organizará un equipo de inspectores específico para detectar y controlar las viviendas turísticas "clandestinas" que no cumplen con la obligación legal de estar inscritas en el registro de actividades del sector, según ha anunciado el consejero de Turismo, Alfredo Retortillo.

Retortillo ha presentado este jueves en el Parlamento Vasco el proyecto de presupuesto de su departamento para 2018, que asciende a 38,3 millones de euros, un 5 por ciento más que el de este año.

En su intervención, el consejero se ha referido al problema de las viviendas turísticas "clandestinas", es decir, aquellas que se destinan a un uso turístico pero que no cumplen con la obligación legal de estar inscritas en el registro de actividades del sector. Un informe encargado por el Parlamento Vasco señala que más de la mitad de las viviendas turísticas de Euskadi no está dada de alta en este listado oficial.

Con el fin de hacer frente a este problema, el consejero ha explicado que su departamento destinará 400.000 euros el próximo año a reforzar la plantilla de inspectores. Esa partida se utilizará para organizar un equipo de diez personas que, durante un periodo de diez meses, se dedicará de forma específica a investigar las viviendas turísticas "clandestinas". Seis de estas personas serán inspectores, mientras que otras tres realizarán funciones auxiliares y otra será un asesor jurídico.

Además de esta medida, Retortillo ha subrayado la importancia de seguir colaborando con los ayuntamientos para combatir el problema de los pisos turísticos no registrados.

Retortillo ha explicado que el presupuesto de su departamento tiene como prioridades el apoyo al emprendimiento para la creación de empleo en el comercio de barrios y pueblos; la digitalización del comercio; el apoyo a las pequeñas y medianas empresas (pymes) y emprendedores turísticos; el favorecimiento de la resolución ágil de los conflictos en consumo; y la digitalización del servicio de inspección.

El Área de Turismo tiene consignados 15,2 millones de euros, lo que supone una subida del 3,1% respecto a 2017. De esta suma, 7,1 millones de euros se transferirán a la Agencia Vasca de Turismo Basquetour, dedicada a la promoción y comercialización turística, y al desarrollo de los programas de calidad, competitividad, o sostenibilidad.

Proyectos territoriales

Entre las actuaciones más significativas en este ámbito, destaca el apoyo a las pymes a través de nuevo programa de ayudas destinadas a la comercialización y promoción turística, al que se han destinado 717.000 euros. El proyecto también incluye un programa de ayudas a proyectos territoriales turísticos, dotado con 1,2 millones de euros.

El Departamento de Turismo apoyará la generación de nuevos modelos de negocio a través del emprendimiento, así como la mejora de la digitalización y modernización de las pymes turísticas, mediante el programa de ayudas para el emprendimiento y la mejora de la competitividad de las empresas del sector.

COMERCIO ELECTRÓNICO

La Dirección de Comercio contará con 14,6 millones de euros, un 7,8 por ciento más que lo consignado en las Cuentas de este año. El proyecto para 2018 incluye un programa de ayudas de un millón de euros para el emprendimiento comercial y una línea de ayudas de 1,2 millones de euros para apoyo al comercio local.

Retortillo ha reconocido que hay que adoptar medidas para hacer frente a la "amenaza" que el auge del comercio electrónico puede suponer para el comercio tradicional de Euskadi.

El consejero ha subrayado que es necesario dotar a los comerciantes vascos de "herramientas" suficientes para poder "competir" en este nuevo entorno, en el que empresas de todo el mundo operan en un mismo mercado a través del conocido como 'e-comerce'. "No podemos permitir que el comercio vasco siga ausente de esta vía de comercialización", ha manifestado.

A través del programa 'Hirigune' se apoyarán las estrategias zonales de cooperación y dinamización comercial urbana. Estas ayudas cuentan con 3,4 millones de euros. El apoyo a la digitalización del comercio vasco cuenta con una partida de 1,1 millón de euros para desarrollo de programas y aplicaciones de comercio electrónico.

El Instituto Vasco de Consumo reforzará el proceso de digitalización del servicio de inspección. El proyecto presupuestario destina 899.000 euros al área de formación y 958.000 euros a ayudas a las Oficinas Municipales de Consumo. Las ayudas económicas para asociaciones de consumidores cuentan con una dotación de 451.000 euros.

Fotos

Vídeos