El Gobierno Vasco clausurará los pisos turísticos que no cumplan la norma local

Dos turistas caminan por la Parte Vieja donostiarra con su equipaje en mano. / UNANUE

El área de Turismo, Eudel y los ayuntamientos de las tres capitales sellan un protocolo que aúna los requisitos autonómicos y los municipales

ESTRELLA VALLEJOSAN SEBASTIÁN.

La regulación de las viviendas de uso turístico continúa cogiendo forma. La última adecuación de la norma vasca a la realidad de la oferta, su registro y verificación se produjo la semana pasada después de que representantes del Departamento de Turismo, Comercio y Consumo, así como de Eudel y de las tres capitales vascas firmaran un protocolo que permitirá evitar las contraindicaciones que se estaban sucediendo al no contemplar, la normativa autonómica, las exigencias municipales. Dicho de otro modo, aquellos pisos que no cumplan con los requerimientos tanto autonómicos como locales deberán cesar su actividad.

Poniendo como ejemplo el caso donostiarra, hasta la fecha, y desde que entrara en vigor la nueva ley hace casi un año, los titulares de viviendas destinadas a uso turístico -dejando de lado su declaración fiscal- debían darse de alta en el registro vasco y presentar una declaración responsable. De esta forma, desde el punto de vista de la regulación autonómica, las exigencias del guion quedaban cumplidas.

Pero lo inquietante llegaba cuando a posteriori recibían una notificación remitida desde el Ayuntamiento indicando su incurrencia en una falta porque, por ejemplo, su inmueble no está ubicado en un primer piso, requisito indispensable para desarrollar una actividad de alojamiento turístico en la capital guipuzcoana. Es decir, que al desconcierto del titular de la vivienda, se le sumaba entonces una vorágine administrativa de difícil solución, teniendo en cuenta que los requisitos exigidos por el Gobierno Vasco y el consistorio discurrían en paralelo.

Es por ello que representantes de la Administración de Turismo de Euskadi, ayuntamientos de las capitales vascas y Eudel dieron la semana pasada luz verde a un protocolo a través del cual se pretende unificar el procedimiento, eliminar las contraindicaciones y clarificar las normas que se estaban sucediendo.

El consejero Alfredo Retortillo ya señaló en junio que «se había hecho evidente la necesidad de establecer una coordinación interinstitucional, puesto que en la previsión del legislador no se había contemplado, por ejemplo, la participación de los ayuntamientos en la verificación de normativas municipales cuya definición y control solo a ellos corresponde». Asimismo, apuntó que para acabar con la actividad clandestina «es necesario contar con un registro que ofrezca seguridad jurídica, y no estamos en esa situación porque en la gestión de ese registro, las instituciones locales no han sido tenidas en cuenta», recordó el consejero.

«La necesidad de fijar una coordinación entre instituciones era evidente», indicó Retortillo

«Esta herramienta contribuirá a terminar con situaciones irregulares», apuntó Gasco

Para abordar esta situación, desde hace unos meses se comenzaron los primeros contactos con las áreas de Urbanismo y Turismo de los ayuntamientos. La primera reunión se realizó con el Ayuntamiento de San Sebastián, por ser el que alberga mayor concentración de este modelo alojativo. En este sentido, el delegado de Turismo del consistorio, Ernesto Gasco, felicitó el trabajo del consejero «de acabar con las diferencias de criterio autonómico y municipal, y por ser una herramienta que contribuirá a terminar con situaciones irregulares».

Procedimiento

Según se ha acordado, el departamento de Turismo, Comercio y Consumo remitirá a los ayuntamientos la relación de viviendas para uso turístico que han presentado declaración responsable, para cotejar así su conformidad con la normativa municipal. Posteriormente, se solicitará un informe municipal que deberá exponer si el uso urbanístico de la vivienda es acorde con el solicitado, con indicación en su caso de cédula de habitabilidad o licencia de primera ocupación, así como si es precisa la presentación de comunicación previa de actividad ante el Ayuntamiento. En caso de no cumplir con los requisitos exigidos, tal circunstancia se comunicará al titular de la actividad, dándole un plazo para alegaciones, tras el cual, se dictará Resolución en el sentido indicado por el Ayuntamiento, dando de baja a la vivienda en el Registro de Empresas y Actividades Turísticas y ordenando el cese de la actividad. Si pese al cierre, la actividad persistiera, se procedería a incoar expediente sancionador.

Además del protocolo, el Departamento de Turismo está llevando a cabo acciones para acabar con las viviendas de uso clandestino, entre las que se encuentra el diseño de una campaña informativa sobre la obligatoriedad del registro de las viviendas de uso turístico. La campaña incide en la obligatoriedad de presentar una declaración responsable ante el Gobierno Vasco, inscribirse en el Registro de Empresas y Actividades Turísticas, y recomienda la consulta en el ayuntamiento para verificar el cumplimiento de la normativa urbanística para poder realizar la actividad, así como la consulta en la Diputación de las obligaciones fiscales a las que se está sujeto. La campaña advierte además, de que el incumplimiento de la norma, acarrea importantes sanciones.

Acuerdo | Protocolo

Declaración responsable
El Gobierno Vasco remitirá a ayuntamientos la relación de viviendas registradas para que sean cotejadas con la norma municipal.
Informe municipal
Los ayuntamientos deberán emitir un informe que especifique si el uso urbanístico de la vivienda es acorde con el solicitado, con indicación en su caso de cédula de habitabilidad o licencia de primera ocupación, así como si es precisa la presentación de comunicación previa de actividad ante el Ayuntamiento.
En caso de incumplimiento
Se le comunicará al titular de la actividad, con un periodo de alegaciones, y se cesará la actividad. En caso de persistencia se procederá a sancionar a dicho titular.

Fotos

Vídeos