El Gobierno Vasco amarra el Kursaal para la cumbre mundial del turismo

Inauguración del congreso de Medicina General que el año pasado atrajo a tres mil personas al Kursaal./Sara Santos
Inauguración del congreso de Medicina General que el año pasado atrajo a tres mil personas al Kursaal. / Sara Santos

Compartirá el espacio con el otro evento que coincide en las mismas fechas que el de la OMT y también usará el Palacio de Miramar o Tabakalera

Estrella Vallejo
ESTRELLA VALLEJO

Faltan tres meses para que Donostia acoja la cumbre mundial del turismo y hay mucho que preparar. Pero por suerte el espacio en el que celebrar los encuentros principales se ha caído de la lista de cuestiones que hasta ahora estaban pendientes de concreción.

San Sebastián acogerá del 23 al 25 de mayo el 108º encuentro del Comité Ejecutivo de la Organización Mundial del Turismo (OMT), vinculado a las Naciones Unidas. Y el Kursaal será la ubicación en la que los representantes de los 35 países más influyentes del mundo desarrollarán sus reuniones.

Establecer el centro operativo de semejante evento en el Kursaal parece una decisión incuestionable, pero ha hecho falta tirar de habilidad para lograr encajar las piezas del puzzle.

Tras meses de trabajo conjunto entre la Agencia Vasca de Turismo (Basquetour), el ministerio del ramo y agentes del sector, la OMT eligió finalmente Donostia como lugar en el que citar a sus delegados en 2018. «Lograr que San Sebastián fuera la ciudad elegida era una apuesta clara por parte del departamento», insiste Harkaitz Millán, director de Basquetour, quien expone que se trata además de una reunión «especial a la que acudirán más representantes» por ser la primera a la que asistirá el nuevo secretario general de la OMT, el georgiano Zurab Pololikashvili, que asumió el cargo el pasado 1 de enero. Sin embargo, la previsión a dos o tres años vista con la que trabaja el Palacio de Congresos para la captación de eventos conllevó que los Cubos de Moneo ya tuvieran una actividad cerrada para las fechas en las que la OMT preveía su reunión anual.

«Queremos repartir los actos por la ciudad, pero el Kursaal debía ser la sede principal», dice Basquetour

Una mesa de 40 metros, cabinas para intérpretes o despachos paralelos, entre las exigencias de la OMT

El seminario con el que colisiona arranca el 25 de mayo, día en el que culmina la cumbre del Turismo, y está organizado por el campo lacaniano en el País Vasco. Pero al tratarse de un evento que congregará a 80 participantes, ha sido posible proceder a una distribución adecuada de los asistentes por las instalaciones.

En la última visita técnica celebrada el pasado 20 de febrero, representantes de la agencia vasca y del ministerio de Turismo acompañaron a un delegado del organismo internacional por los distintos emplazamientos de la ciudad en los que se prevé la celebración de algún acto.

Desde la OMT tenían claro que el Kursaal debía ser el centro de operaciones y el espacio en el que celebrar las reuniones principales del encuentro. No obstante, aquella visita guiada también se detuvo en el Palacio de Miramar y en Tabakalera, más concretamente en el prisma, donde se celebrarán otros actos complementarios a la cita oficial, como el coctel de bienvenida u otras galas previstas.

Un encuentro repartido

La intención del departamento vasco de Turismo «es repartir este evento por la ciudad lo máximo posible, tanto para la celebración de los distintos encuentros que tienen previstos en su agenda, como a la hora de mostrarles opciones de alojamiento», apunta Millán, quien explica que se está haciendo un trabajo conjunto con las asociaciones hoteleras, hosteleras y la Federación Mercantil de Gipuzkoa, con las que además se está planteando que pudieran liderar el programa de ocio ‘no oficial’ que tendrá lugar una vez finalizadas las reuniones.

Claro que las exigencias de un evento de estas características obliga a modificar o a descartar varias de las opciones que en un primer momento se pueden poner sobre la mesa. Para albergar el encuentro era necesario establecer un lugar en el que proporcionar las acreditaciones, una sala plenaria con una mesa de 40 metros de largo y unos 12 de ancho, dos salas paralelas, dos despachos, sala de prensa y cabinas para los intérpretes, entre otros muchos requisitos. «Y sin duda el Kursaal es la instalación que mejor se ajusta a estos requerimientos», inciden desde Basquetour.

Además, teniendo en cuenta que se espera la llegada de 300 personas entre ejecutivos, trabajadores y delegaciones de los países miembro de la OMT, la ciudad deberá someterse a determinados protocolos de seguridad que, en cualquier caso, estarán gestionados de forma conjunta por el ministerio del Interior y la consejería del ramo del Gobierno Vasco, de acuerdo con las determinaciones que establezca cada país.

La reunión del Comité Ejecutivo se trata de una oportunidad sin precedentes en la última década, no solo por la repercusión mediática que pondrá el foco en Donostia, sino porque es además una buena ocasión para establecer contactos y para mostrar Gipuzkoa a representantes de los países más influyentes del mundo en materia de turismo.

Es por ello que entre otros detalles que tendrá el territorio con los asistentes, desde el departamento de Movilidad de la Diputación se les hará entrega de una tarjeta Mugi con el objetivo de que puedan recorrer Gipuzkoa y, a su vez, «alargar su estancia hasta el domingo», asevera Millán.

En contexto

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos