El Gobierno acuerda licitar el último tramo del nudo de Bergara para que la Y vasca esté operativa en 2023

Obras en el último tramo que ejecuta el Gobierno Vasco en Bergara y que enlazan con los trabajos del nudo. /ETS/TAFYR
Obras en el último tramo que ejecuta el Gobierno Vasco en Bergara y que enlazan con los trabajos del nudo. / ETS/TAFYR

Se trata del tramo entre Arrasate y Bergara, de 5,1 kilómetros de longitud, que costará 73,5 millones de euros

DV Y AGENCIAS

El Consejo de Ministros ha dado este viernes el visto bueno a la licitación del tercer y último tramo del llamado nudo de Bergara de la Y ferroviaria vasca, por importe de 73,5 millones de euros, con lo que el Gobierno ve posible cumplir el objetivo de que la alta velocidad llegue al País Vasco en 2023.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, el primero del año, el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha explicado que el nudo de Bergara es «uno de los tramos más importantes del proyecto de alta velocidad hasta la frontera francesa». Según Méndez de Vigo, el Ejecutivo de Rajoy estima que «la perspectiva de ver en funcionamiento la alta velocidad en el País Vasco en 2023 es un objetivo que se debe y se puede cumplir».

La autorización corresponde al tramo entre Arrasate y Bergara, de 5,1 kilómetros de longitud y es el tercero y último que quedaba por licitar del nudo de Bergara, el punto donde se unen los tres ramales de la Y vasca que conectarán Bilbao, San Sebastián y Vitoria.

En octubre el Gobierno ya acordó licitar el primero de los tres tramos, el que discurre íntegramente por el término municipal de Bergara, también de 5,1 kilómetros y con un importe de cerca de 159 millones de euros.

Posteriormente, el 22 de diciembre, el Consejo de Ministros aprobó la licitación de un segundo tramo de 5,2 kilómetros por 255,6 millones de euros, IVA incluido y con un plazo de ejecución de 30 meses.

La cifra

488,1 millones de euros
Es el coste de la construcción del nudo de Bergara, lo que lo convierte en la obra más cara del Tren de Alta Velocidad (TAV) en Euskadi. Los 73,5 millones en los que se ha licitado este viernes el tramo de 5,1 kilómetros entre Arrasate y Bergara se suman a los 255,6 millones que costará el sector Mondragón-Elorrio-Bergara (5,2 kilómetros, el 98% soterrados y con dos viaductos) y los 159 millones que costará el primer tramo (5,1 kilómetros íntegramente por Bergara).

Con la decisión adoptada este viernes, se da un paso de vital importancia para llevar a buen término la construcción de la red de alta velocidad en Euskadi. El nudo de Bergara es, sin contar las estaciones, el punto que más retrasos acumula en la infraestructura. Con un coste total de 488,1 millones de euros, es la obra del TAV más cara .

El punto de enlace

La importancia del nudo de Bergara es capital en la ejecución de la 'Y' vasca, ya que se trata del corazón de la obra; el eje que permitirá a los trenes bifurcar su recorrido en función de la capital a la que se dirijan. Aún así, su ejecución arrastra una demora descomunal: el proyecto se adjudicó hace tres años, pero no avanzó ni un milímetro debido a las diferencias económicas que mantenían las constructoras con Fomento. En plena crisis pedían que el presupuesto se ampliara, pero el Gobierno central se negó. Rompió los contratos y le ha tocado volver a licitarlos tras redimensionar las labores. Para ganar tiempo ha reducido el tajo de cinco a tres sectores y sopesa introducir tuneladoras. Mucho más rápidas... pero más costosas.

El Gobierno anunció la reactivación de las obras durante una visita a Gipuzkoa el pasado mes de octubre. El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, avanzó, mientras comprobaba 'in situ' la ejecución de las obras del tercer hilo en Gantxurizketa, que había llegado el momento de relanzar las obras para que la alta velocidad vasca pueda ser una realidad en 2023.

Temas

Y Vasca

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos