Llamamiento urgente de Cruz Roja para cubrir 20 plazas de socorrista

Un total de 117 personas se presentaron en abril a las pruebas físicas para socorrista en Gipuzkoa, una cifra récord que ha sido insuficiente para cubrir el servicio./IÑIGO SÁNCHEZ
Un total de 117 personas se presentaron en abril a las pruebas físicas para socorrista en Gipuzkoa, una cifra récord que ha sido insuficiente para cubrir el servicio. / IÑIGO SÁNCHEZ

La falta de disponibilidad del 45% de la plantilla seleccionada ha impedido cubrir las 93 plazas vacantes este año

AIENDE S. JIMÉNEZSAN SEBASTIÁN.

El pasado 28 de abril la Cruz Roja de Gipuzkoa celebró sus pruebas físicas anuales para socorristas en la bahía de La Concha con récord de participantes. Un total de 117 personas se presentaron para optar a ocupar una de las 93 plazas que se ofertaban para trabajar este verano en alguna de las playas del territorio. Teniendo en cuenta que el porcentaje de aprobados es del 99%, estos números hacían pensar al organismo encargado de la gestión de las playas que iba a tener socorristas de sobra, incluso que debería realizar algunos descartes. Pero por primera vez la Cruz Roja no ha logrado ocupar todos los puestos y ha hecho un llamamiento urgente para buscar nuevos candidatos cuando apenas faltan dos semanas para que comience la temporada de verano en los arenales.

La causa es que a pesar de haber socorristas suficientes, no todos están dispuestos a trabajar durante los tres meses que dura el servicio. Una circunstancia que ha pillado por sorpresa a los responsables de Cruz Roja, que nunca se habían encontrado ante esta situación. «Mirando los números individualmente sí cubrimos las plazas, el problema es que la disponibilidad de la gente está cambiando y el compromiso que adquieren no es para todo el verano», explica Juan Ramón Barrena, director de Salud y Socorro de la Cruz Roja en Gipuzkoa.

Socorristas

160 socorristas
velarán por la seguridad de las catorce playas guipuzcoanas durante este verano, todas ellas gestionadas por Cruz Roja. Donostia y Zarautz ofrecen el servicio durante más tiempo, desde el 1 de junio y hasta el 30 de septiembre.
PLAYAS DE GIPUZKOA
Donostia
34 socorristas. Diez en La Concha, 19 en la Zurriola (ocho de ellos entre el 1 de julio y el 31 de agosto), tres en Ondarreta y dos en la isla Santa Clara.
Hondarribia
Cinco socorristas.
Zarautz
19-21 socorristas.
Getaria
Seis, dos en Gaztetape y cuatro en Malkorbe.
Mutriku
Seis, tres en Ondargain y tres en Saturraran.
Deba
Cinco socorristas.
Orio
Cinco socorristas.
Zumaia
Siete socorristas, tres en la playa de Santiago y cuatro en la de Itzurun.

Por lo tanto necesitan aspirantes para cubrir una veintena de plazas parcialmente y completar así el servicio en las fechas que quedan desiertas en las playas de Orio, Deba, Mutriku y Zumaia.

Los socorristas, la mayoría de ellos jóvenes, tienen planes más allá de vigilar las playas. Viajes concertados con anterioridad, cursos o estudios que empiezan antes de que termine la temporada de playas... Una realidad que ha provocado que a menos de 15 días para que se inaugure la temporada en los arenales de Gipuzkoa el 15% de las plazas estén sin cubrir. La Cruz Roja no ha querido perder el tiempo y ha vuelto a abrir su bolsa de empleo para atraer a nuevos candidatos a través de anuncios en sus redes sociales.

No obstante, Juan Ramón Barrena asegura que el servicio «está garantizado». Primero porque aquellas playas que inician su temporada entre el 1 y 2 de junio -Donostia, Zarautz y Orio- cuentan con la plantilla completa, al menos para el primer tramo del verano. Segundo porque en los primeros días después de haber realizado el llamamiento en busca de más personal ya han recibido ocho solicitudes. «Estamos convencidos de que nos va a dar tiempo a cubrir todas las plazas antes de que empiece el verano», tranquiliza Barrena. Los nuevos aspirantes tendrán que superar las pruebas y la formación exigida, como el resto.

El peso del ocio

«Es la primera vez que nos pasa», reconoce el director de Salud y Socorro de Cruz Roja Gipuzkoa. «Es al final un reflejo de lo que ocurre en el resto de la sociedad, el ocio tiene cada vez más peso e importancia en nuestra vida, en especial en la de los jóvenes», señala, aunque se apresura a recordar que «hay muchos socorristas, la mayoría, que sí quieren trabajar todo el verano, incluso para poder echar una mano en casa y pagar parte de sus estudios».

Curiosamente Gipuzkoa necesita socorristas cuando más aspirantes se han presentado para optar a este trabajo temporal. En los últimos años el número de candidatos ha ido aumentando gradualmente, así como las plazas ofertadas por parte de Cruz Roja. En 2016 fueron 86 aspirantes para 65 plazas; en 2017 se presentaron 90 para cubrir 89; y este 2018 han sido 117 personas las que han luchado por uno de los 93 puestos disponibles. «Antes no gestionábamos todas las playas, y los medios se han ido mejorando, de ahí el aumento de plazas», explica Barrena.

Entre junio y septiembre, periodo durante el que se prolonga la temporada de playas, 160 socorristas velarán por la seguridad en los arenales de Gipuzkoa, de los cuales un 55% trabajará durante todo el verano y un 45% lo hará parcialmente.

El requisito del euskera

Cruz Roja gestiona actualmente las catorce playas del territorio: Hondarribia; Zurriola, La Concha, Ondarreta e Isla Santa Clara en Donostia; Orio, Zarautz, Deba, Gaztetape y Malkorbe en Getaria; Santiago e Itzurun en Zumaia; y Saturraran y Ondargain en Mutriku. Sin embargo, cada una de ellas se rige por las normas establecidas por los Ayuntamientos. Unos pliegos de condiciones en los que se incluye desde hace años el requisito de hablar euskera, imprescindible en muchos casos.

Una cláusula que deja fuera de la plantilla de socorristas a un colectivo importante. «Siempre hemos tenido mucha demanda de chicos y chicas argentinos o uruguayos que vienen a pasar el verano a Gipuzkoa y que están interesados en trabajar en las playas para costearse la estancia», explica Barrena. Las Condiciones Lingüísticas de Ejecución de los mencionados pliegos exigen que un porcentaje elevado o incluso el 100% de los socorristas que operan en el territorio sean bilingües y tengan el nivel básico de euskera, lo que les ha dejado fuera.

Desde Cruz Roja Gipuzkoa confían en que este llamamiento sea suficiente para que un año más las playas guipuzcoanas ofrezcan un servicio de calidad. El año pasado se realizaron un total de 7.396 intervenciones en los arenales del territorio, la mayoría por cortes o heridas, y se llevaron a cabo 351 rescates en el agua, la mayoría de ellos en la playa de Zarautz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos