Gipuzkoa registró el pasado año dos agresiones de menores a profesores de enseñanza y once a educadores

Gipuzkoa registró el pasado año dos agresiones de menores a profesores de enseñanza y once a educadores

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBASan Sebastián

La Fiscalía de Gipuzkoa registró el pasado año dos agresiones de menores a profesores de enseñanza y, «al menos», once a educadores de centros de acogida del centro de reforma de Ibaiondo, en Zumarraga, dependiente del Gobierno Vasco.

La memoria fiscal relativa a 2016 dedica amplio capítulo a la evolución de la criminalidad juvenil. Entre estos se encuentran las agresiones de las que fueron víctimas los docentes.

Los casos judicializados se están calificando como delito de atentado. En sentido anuncia la Fiscalía su idea de extender esta calificación jurídica también a las agresiones a educadores de centros dependientes de la Diputación con la finalidad de «reforzar su protección».

En este capítulo es el centro Aixola, destinado para jóvenes con problemas de comportamiento, el que más denuncias ha acumulado. Alguno de los casos son «particularmente graves», con puñetazos, mordiscos y golpes con una silla en las costillas a una educadora. En otro caso, el educador además de recibir patadas y mordiscos sintió cómo su cabeza fue golpeada contra la puerta.

En el informe de la Fiscalía también destaca otro caso, en este caso de utilización de menores. Se trata de la condena a dos padres menores de edad no entregaron a su hija declarada en desamparo a la Diputación. La bebé estaba en paradero desconocido a la fecha en la que fue redactado la memoria. Si bien se intuía que debe estar al amparo de la familia extensa de los menores progenitores. A los chicos se les condenó a doce meses de internamiento.

Asimismo, se incoaron siete delitos contra la libertad sexual perpetrados también por menores. Uno de ellos se cometió sobre una persona con discapacidad física. Tres expedientes se archivaron por ser los autores menores de 14 años. Uno por no quedar los hechos suficientemente justificados y otro se resolvió por mediación al ser los hechos de menor entidad, un tocamiento al descuido del pecho de la denunciante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos