Gipuzkoa recuerda a los alcaldes y ediles fusilados en la Guerra Civil

Gipuzkoa recuerda a los alcaldes y ediles fusilados en la Guerra Civil

El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, la presidenta de las Juntas Generales, Eider Mendoza, y el alcalde de Deba, Pedro Bengoetxea, han presidido el homenaje

EFE

Las instituciones de Gipuzkoa han homenajeado este domingo al alcalde de Deba, Polentzi Markiegi, al cumplirse el 80 aniversario de su fusilamiento por parte de las tropas franquistas, en un acto en que han sido recordados los otros 19 alcaldes y ediles del territorio que corrieron la misma suerte.

El diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, la presidenta de las Juntas Generales, Eider Mendoza, y el alcalde de Deba, Pedro Bengoetxea, han presidido el homenaje, que ha tenido lugar frente al busto de Markiegi en la Alameda de Deba.

Olano y Bengoetxea han reivindicado la figura de este regidor del PNV, "un exponente más de una generación implicada hasta sus últimas consecuencias en la construcción de un futuro para este país", según ha destacado el diputado general.

Este tipo de tributos, ha subrayado, "es la forma de demostrar a aquellos que le fusilaron, a aquellos que actuaron en nombre del totalitarismo y la sinrazón, que vencieron, pero no convencieron". "Que figuras como la de Markiegi, con todo lo que representan, siguen viviendo en la memoria colectiva de este pueblo, y sus ideas están más vivas que nunca", ha agregado.

Olano ha hecho extensivo el reconocimiento a los otros alcaldes y concejales guipuzcoanos, de trece municipios distintos, que fueron fusilados entre 1936 y 1938, tras el golpe militar contra la República y durante la Guerra Civil.

La banda municipal y el coro de Deba han acompañado el acto, durante el que se han leído las cartas escritas por Markiegi días antes de su fusilamiento en Santoña y que ha concluido con una ofrenda floral, con 20 flores depositadas en el lugar en memoria de los asesinados.

En ese periodo fueron fusilados el alcalde de Aia y concejales de Andoain, Asteasu, Elgeta, Irun (dos), Arrasate, Oiartzun (dos), Errenteria, San Sebastián (cinco), Tolosa (dos), Urnieta y Villabona.

El diputado general ha destacado que se trata de personas de diferente procedencia e ideología, desde jeltzales y republicanos a socialistas y carlistas, que incluso durante la Guerra Civil estaban en bandos enfrentados. "El nexo común es su condición de cargos electos, representantes de la voluntad popular, y por ello fueron asesinados", ha señalado. Olano ha insistido en "la necesidad de seguir trabajando la memoria histórica para evitar que hechos como estos se repitan en el futuro". "En una época en la que crecen los populismos y la intolerancia", ha defendido "una Gipuzkoa con fuertes valores democráticos y respetuosa con los derechos individuales y colectivos, donde hay sitio para todos".

"Un lugar donde se respeta la vida, la palabra y donde las diferencias políticas se solucionan por medio del diálogo y el consenso. Recuperar y trabajar la memoria de estas personas es el mejor recordatorio para hacer frente a la sinrazón totalitaria", ha recalcado.

Fotos

Vídeos