Gipuzkoa recibe el nuevo año chino

Este 4716 es el turno del Perro, propicio para la salud y el amor

El Instituto Chino de San Sebastián organizó la fiesta de bienvenida al nuevo año con el paseo del Dragón en la plaza de Gipuzkoa/Usoz
El Instituto Chino de San Sebastián organizó la fiesta de bienvenida al nuevo año con el paseo del Dragón en la plaza de Gipuzkoa / Usoz
JUDITH URQUIJOSan Sebastián

Los chinos de San Sebastián estrenaron año ayer, el 4716, según su calendario, que corresponde al año del Perro. Si el 1 de enero es en occidente una gran celebración, esta es la fiesta tradicional más importante del país asiático. La celebración, que llega a una cuarta parte del mundo, incluida Gipuzkoa, se prolongará hasta el 2 de marzo, un total de 15 días donde las familias chinas abanderan mediante rituales la transición del año del Gallo de Fuego al año del Perro de Tierra con el fin de atraer la dicha y la buena fortuna en este 2018.

El Instituto Chino de Gipuzkoa, siguiendo su tradición anual, lo celebró ayer con sus alumnos y familiares por todo lo alto. «No queremos que nuestra hija Nahia pierda las costumbres de su país y sabemos que hoy es un día importante para ella», contaba Miren, la madre de una de las alumnas del Insituto que no se perdió ayer el evento. Cada vez son más los niños guipuzcoanos que se han lanzado a aprender chino. «Creemos que es el idioma del futuro y es algo que les puede abrir puertas a los chavales», detallaba Encarna, madre de Diego y Jaime, estudiantes de esta escuela.

Dos niñas juegan con sus dragones de buena suerte.
Dos niñas juegan con sus dragones de buena suerte. / Usoz

Los más pequeños pudieron disfrutar de la cultura china y sus costumbres, tan diferentes a la nuestras, y descubrir la magia que rodea a este gran día. Talleres de marionetas y de pintura, juegos y, cómo no, el gran desfile del Dragón portado por los niños. El Dragón representa la sabiduría, el poder y la riqueza y es un aspecto muy importante de la cultura china y se dice que, cuando se lleva a cabo en el Día de Año Nuevo, ahuyenta a los malos espíritus.

«El Perro simboliza la lealtad hacia el prójimo, y todos aquellos nacidos bajo su manto se caracterizan por su honestidad y su humildad»

La tarde de ayer culminó con una degustación de los aperitivos tradicionales en esta fecha. No faltó en la mesa el jiaozi, parecido a un ravioli relleno de carne. Durante siglos, comerlo ha sido una parte indispensable de esta celabración, una tradición que se está extendiendo por todos los rincones del mundo. Aunque este año los profesores del instituto tampoco podrán celebrar las fiestas con sus familias, ayer disfrutaron de este tradicional festejo. «Para nosotros es como vuestra Navidad», explicaban.

A diferencia del Gallo, que ha sido generoso con los más trabajadores durante el último año, la figura del Perro promete mejores momentos para el amor y la salud.

Según las creencias chinas y tal como explicaban desde el Instituto, el Perro simboliza «la lealtad hacia el prójimo», y todos aquellos nacidos bajo su manto se caracterizan «por su honestidad y su humildad», por lo que se espera que sea un gran año para consolidar relaciones interpersonales. Otras curiosidades de esta celebración es que nadie suele hablar del pasado, pues se considera que atrae la mala suerte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos