El peaje para camiones en la N-1 en Gipuzkoa, entre 0,56 y 6,89 euros

La Diputación ha instalado tres arcos de peaje -en la imagen, el de Andoain- para el cobro del peaje a los camioneros que circulen por la N-1./José Mari LópezGráfico
La Diputación ha instalado tres arcos de peaje -en la imagen, el de Andoain- para el cobro del peaje a los camioneros que circulen por la N-1. / José Mari López

La tarifa final del sistema, que entrará en vigor el 1 de enero, se rebaja con respecto a las previsiones iniciales

Arantxa Aldaz
ARANTXA ALDAZSan Sebastián

La N-1 tiene los días contados para dejar de ser una vía gratis para los camiones. A partir del 1 de enero, los 12.000 vehículos pesados que cruzan cada día la carretera pagarán entre un mínimo de 0,56 euros a un máximo de 6,89 euros (en función del tramo por el que circule), según las tarifas del nuevo peaje propuestas por la Diputación que se espera sean aprobadas en diciembre en las Juntas Generales de Gipuzkoa.

Las cantidades son inferiores a las que en un primer momento barajó el Departamento de Infraestructuras Viarias, que estimaba un máximo en torno a los 10 euros, y un mínimo que rondaría el euro. Fuentes del área que dirige Aintzane Oiarbide explican que los informes realizados han permitido ceñir las cifras y que finalmente con la recaudación se cubrirá el 74% del coste de la infraestructura (conservación, mejoras, adaptación a nuevas regulaciones...) que generan los transportistas -la normativa europea no permite fijar tarifas por encima del 100%-. El 26% de la factura restante la seguirá absorbiendo el presupuesto de la Diputación, o sea, el bolsillo de todos los guipuzcoanos.

Tarifas (IVA incluido)

Tramo Pesados 1Pesados 2
Irun-Andoain3,20 euros3,96 euros
Paso por Andoain 0,56 euros0,69 euros
Paso por Etzegarate 2,36 euros2,93 euros
Trayecto Irun-Etzegarate 5,56 euros6,89 euros

Con el nuevo sistema de cobro a las puertas de entrar en servicio, quedaban pocos flecos pendientes, pero faltaba por responder la pregunta fundamental, cuánto costará. Las tarifas finales quedan por debajo de las cifras aproximadas hasta ahora manejadas. El sistema no cambia. Habrá tres tramos de cobro, cuyos arcos de telepeaje ya han sido instalados en Etzegarate, Andoain e Irun. Los camiones no tendrán que pararse, sino que un detector de matrículas reconocerá el vehículo y cargará el cobro automático a través del sistema de pago Via-T, del que ya disponen el 87% de los camioneros que cruzan Gipuzkoa. El paso por Andoain costará entre 0,56 para los vehículos pesados tipo 1 (entre 3,5 y 12 toneladas) y 0,69 euros (más de 12 toneladas). Esta tarifa está pensada para el tráfico interno, para todos aquellos transportistas guipuzcoanos que transitan por la N-1 pero que no hacen el recorrido completo.

Las tarifas serán aprobadas en el pleno de diciembre de las Juntas Generales

Como ha explicado el departamento en ya numerosas ocasiones, la normativa de peajes de la UE no permite discriminar al sector local, ni siquiera compensarles con descuentos. Pero la medida ha sentado fatal entre los camioneros, que han protagonizado protestas y mantienen un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco por entender que la instalación de un peaje en una carretera que hasta ahora ha sido gratuita al tráfico ataca la competitividad del sector.

Al tráfico internacional

La Diputación ha insistido en que el objetivo no es perjudicar a los transportistas guipuzcoanos, sino obligar a pagar a los miles de camiones extranjeros que atraviesan Gipuzkoa en sus rutas internacionales para que contribuyan al mantenimiento de la vía. Estos vehículos pagarán el máximo establecido (5,56 si es de tipo 1 y 6,89 si supera las 12 toneladas). A este coste tendrán que añadirle los 4,38 o 5,24 euros que ya abonan por el tramo de la autopista AP-8 en Irun. En total, el camión que venga desde Francia, circule por la autopista y continúe por la N-1 hasta pasar Etzegarate pagará entre 9,94 y 12,13 euros.

El dato

15.000
camiones se desviarán hacia la autopista AP-8 cuando entre en vigor en enero el nuevo peaje de la N-1. La Diputación estima que el tráfico de vehículos pesados que soportará la carretera nacional quedará por debajo de la mitad de los que ahora mismo cruzan la frontera.

Se calcula que 9.000 camiones cruzan cada día por el peaje de Irun de la A-8. De ellos, el 63,2% continúa su trayecto por la N-1 y solo un 36,8% se desvía por la autopista AP-8 y AP-1, un trazado más cómodo pero de pago. La Diputación ha calculado que, una vez entre en vigor el peaje, casi 1.500 vehículos pesados se desviarán a la autopista, por lo que la N-1 pasará a soportar algo menos de la mitad (47,4%) del tráfico pesado actual.

El sistema lleva un mes recogiendo datos, lo que permitirá afinar el funcionamiento

Los vehículos pesados que transiten por la N-1, pero sin cubrir la totalidad de los 20 kilómetros sujetos a peaje, abonarán tarifas intermedias. Los que pasen solo por Etzegarate pagarán entre 2,36 y 2,93 euros (en función del peso máximo permitido el vehículo) y los que entre por Irun y salgan por el peaje de Andoain deberán desembolsar entre 3,20 y 3,96 euros.

Las estimaciones de tráfico se afinarán con los datos que se han obtenido este último mes en la llamada ‘marcha blanca’. Instalados los arcos de peaje, el sistema ha comenzado a probarse, pero sin cobrar. La recogida de información dará la primera fotografía de cuántos camiones pasarán por cada tramo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos