Gipuzkoa se protege ante otro temporal de fuertes vientos y olas de siete metros

Una persona capta una fotografía del oleaje, ayer en el espigón de La Zurriola/Usoz
Una persona capta una fotografía del oleaje, ayer en el espigón de La Zurriola / Usoz

Las agencias de meteorología han activado la alerta naranja en el mar, que se mantendrá hasta las nueve de la noche

Javier Peñalba
JAVIER PEÑALBASan Sebastián

La borrasca que a primeros de mes barrió la cornisa cantábrica fue bautizada como ‘Ana’. La segunda entró ayer y se le conoce ya como ‘Bruno’. La perturbación mantiene a casi toda la península bajo alerta meteorológica. Se anuncian vientos superiores a 110 kilómetros por hora en algunas zonas del País Vasco, además de fenómenos costeros, lluvia y algo de nieve. En Gipuzkoa se han adoptado diversas medidas para minimizar los posibles efectos de este nuevo temporal. De momento, se han cerrado los paseos más expuestos.

El mar mostrará hoy su lado más salvaje, con olas de hasta siete metros, lo que ha obligado a la Dirección de Atención de Emergencias y Meteorología a activar la alerta naranja por fenómenos costeros adversos para la navegación. El oleaje tiene su origen en buena parte en las fuertes rachas de viento que se esperan para estas horas.

Euskadi entró ayer en situación de aviso amarillo por vientos. Algunas rachas superaron los 100 kilómetros por hora. En Matxitxako se alcanzaron 114 y 108 en Punta Galea. Hoy se mantendrá el mismo nivel hasta las tres de la tarde en las zonas mas expuestas, donde está previsto que las rachas del oeste superen los 110 kilómetros por hora.

El temporal marítimo que se anuncia será generalizado en las costas de Galicia y el Cantábrico con vientos del oeste y suroeste fuerza 7 a 8 y olas de mar combinada de 6 a 8 metros.

El Ayuntamiento de Donostia adoptó ayer diversas medidas preventivas. A lo largo de la tarde se cerraron el Paseo Nuevo y los accesos al Peine del Viento y al espigón de la Zurriola. El concejal donostiarra de Seguridad y Protección Civil, Martín Ibabe, recordó a los ciudadanos «la importancia de respetar toda la señalización» instalada en estos lugares. Otras localidades situadas en la línea de costa también tomaron medidas de precaución similares a las de Donostia.

No obstante, no se espera que el impacto en la costa sea de gran consideración. Sin embargo, a pesar de que los índices de rebase se sitúan por debajo de umbrales, debido a las características del oleaje se pueden producir salpicaduras y rociones en paseos y malecones, especialmente en torno a la pleamar, según explican desde la Dirección de Atención de Emergencias y Meteorología.

El aviso naranja se activó a las doce de la pasada noche y se mantendrá hasta las 21.00 horas. La pleamar tendrá lugar a las once menos diez de la mañana, momento en el que el mar llegará a su zenit.

La de hoy, por lo tanto, será una jornada desapacible, ya que además de viento se registrarán lluvias. Los chaparrones serán intensos y frecuentes en toda la zona cantábrica, donde además podrán caer acompañados de tormentas y granizo. Hacia el interior también llegarán las lluvias, aunque no serán tan abundantes.

Con el descenso de las temperaturas también lo hará la cota de nieve que, de manera general, rondará los 800-1.000 metros. No obstante se prevé que baje todavía más y alcancen hasta situarse en los 600 metros. De ser así podría tener una afección directa sobre la circulación por los pasos de montaña. Las acumulaciones de nieve a 1.000 metros pueden variar entre los 5 y 15 centímetros.

Mañana, la depresión pierde fuerza y únicamente quedará activo, pero solo hasta las seis de la mañana, el aviso amarillo por riesgo marítimo-costero para la navegación en las dos primeras millas. La altura de ola significante se situará en torno a los 4 metros de madrugada, pero bajará rápidamente hasta situarse por debajo de los 3 metros durante la mañana.

Mañana, por lo tanto, según Euskalmet, continuará el tiempo gris y lluvioso. «Nos seguirán cruzando frentes nubosos, con vientos cambiantes y a ratos intensos. La lluvia será más generosa en la mitad norte, pero llegará a todos los rincones», aseguran desde la agencia vasca. La cota de nieve inicialmente estará baja, en torno a 1.000 metros pero subirá durante la mañana por encima de 1.500.

Los vientos del suroeste, flojos al principio, girarán al oeste durante la tarde y arreciarán notablemente en el litoral. Las temperaturas diurnas subirán un poco. Se pueden alcanzar los 10-15 grados. Para el viernes se prevé que se mantenga la inestabilidad. Por tanto, seguirá el régimen de precipitaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos