Gipuzkoa ya es el primer territorio del Estado en aplicar un peaje exclusivo para camiones

Un camión atraviesa el arco instalado en Etzegarate para cobrar peaje a vehículos pesados por cruzar la N-1./IÑIGO ROYOGráfico
Un camión atraviesa el arco instalado en Etzegarate para cobrar peaje a vehículos pesados por cruzar la N-1. / IÑIGO ROYO

Hoy entra en vigor el canon que cobra el paso de vehículos pesados por el eje de la N-1. Arranca una medida aprobada sin oposición en las Juntas Generales y que ahorra tres millones de euros anuales a las arcas guipuzcoanas

GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

«Gipuzkoa is different». Al menos dentro de España y en cuestión de carreteras. Tiene la competencia exclusiva en la materia, una agencia foral como Bidegi gestiona sus autopistas y, desde hoy, una vía de alta capacidad aplica un peaje exclusivo para camiones. Se acabó la barra libre para vehículos pesados a la hora de cruzar el territorio por la N-1. Desde hoy, todos tendrán que pasar por taquilla. Una ventanilla, eso sí, sofisticada, con forma de arcos inteligentes, que no exigen detenerse a su paso. Sistema AT, lo han bautizado. Pero a pagar.

Apoquinarán todos los camiones. Y en eso tiene mucho que ver el «Gipuzkoa is different». La ubicación estratégica del territorio como vía de paso para muchos tráficos internacionales genera un desgaste en una carretera que, hasta hoy, se ha mantenido con los recursos de todos los guipuzcoanos. Es lo que tiene la competencia exclusiva. Tú lo gestionas pero tú lo pagas. Y Gipuzkoa llevaba dos décadas enfrascada en debates sobre cómo paliar ese coste. La fumata blanca llegó el diciembre de 2016. Las Juntas Generales de Gipuzkoa aprobaron la norma foral que soporta el canon para vehículos pesados sin oposición: PNV, PSE y PP votaron a favor mientras EH Bildu y Podemos se abstenían.

Por tanto, tal y como han querido los guipuzcoanos, este peaje obliga a miles de camiones extranjeros y a otros tantos que provienen de distintos puntos del Estado, a pagar para contribuir al mantenimiento de la N-1 que atraviesan. ¿Cuál es el porcentaje de vehículos pesados no guipuzcoanos? El sistema actual ayudará a pulir el dato, pero ya se sabe que de los 12.000 que pasa a diario por esta carretera, el 56% son extranjeros. Falta por hacer la discriminación del 44% restante: cuántos son de Gipuzkoa y cuántos de otros territorios estatales.

Los arcos

Dimensión
30 metros de longitud y un peso de más de 16 toneladas.
Equipos
12 antenas para lectura de dispositivos TAG y seis detectores láser para la llamada «detección volumétrica» de vehículos.

Zonas de cobro

Irun
10,3 kilómetros entre Bazkardo y Astigarraga.
Andoain
2,2 kilómetros el enlace sur el enlace norte de Andoain.
Etzegarate
7,4 kilómetros Etzegarate y el enlace sur de Idiazabal.

De los 9 millones que se esperan recaudar, tres se los lleva el coste del sistema de arcos implantado, otros tres irán a parar a la mejora de la propia carretera y los tres restantes serán los que se inviertan en la conservación de los 22 kilómetros sujetos a peaje. Serán los tres millones que no tenga que poner la Diputación con los impuestos de todos los guipuzcoanos.

Los transportistas del territorio se han opuesto frontalmente ante una medida que les perjudica «más que a los de fuera», han reiterado hasta la saciedad. Para tratar de minimizar el daño, el peaje se ha diseñado con tres arcos, dos en los extremos del territorio (Irun y Etzegarate) para gravar a quien entra y sale, y otro interno, obligado por la normativa europea que no permite discriminaciones por origen. Así, el paso por Andoain costará entre 0,56 euros para los vehículos de hasta 12 toneladas y 0,69 euros para los que superan este pesaje. La tarifa está pensada para el tráfico interno: todos aquellos transportistas guipuzcoanos que transitan por la N-1 pero que no cruzan completamente el territorio. Los vehículos que atraviesan las puertas de entrada y salida del territorio pagarán 5,56 euros si no llegan a las 12 toneladas y 6,89 euros si las superan.

Junto al objetivo recaudatorio convive el de la mejora del tráfico y la reducción de las afecciones a los municipios guipuzcoanos. La institución foral se pone el reto de desviar 1.500 camiones al día desde la N-1 hacia las autopistas AP-8 y AP-1. De esta manera, trata de descongestionar la única de las vías de alta capacidad del territorio hasta hoy gratuita, carretera que atraviesa varios municipios y se colapsa con facilidad en casos de accidente.

Directiva europea

El Gobierno foral no renuncia a su responsabilidad como competente exclusivo en la materia a la hora de tomar la iniciativa. El peaje es Made in Gipuzkoa y, a nivel de Estado, solo se aplica en el territorio un canon de este tipo. Sin embargo, la Diputación también ha enmarcado la medida en el contexto de la legislación europea y ha subrayado la importancia de haber recibido el informe favorable de la Unión Europea.

Los camiones foráneos, el 56% del total, deberán pagar para contribuir al mantenimiento de la N-1 EXTRANJEROS

El sistema AT permite leer las matrículas y cobrar directamente sin que el vehículo se detenga TECNOLOGÍA

La diputada de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide, ha explicado que existe una directiva europea -de 1999 pero modificada en 2006 y 2011- que establece que hay que regular el tráfico de vehículos pesados bajo la filosofía de que «quien utiliza paga». Estipula incluso poner obligatoriamente un cobro a camiones en ejes transeuropeos -AP-8, AP-1 y N-1 en Gipuzkoa- para regular la contaminación y los tráficos. Oiarbide ha avanzado incluso que «Europa ya está redactando un reglamento según el cual quien no aplique la directiva tendrá sanciones». Este hecho, unido a las dificultades de muchas administraciones para financiar sus carreteras presagia que más territorios se puedan sumar a este tipo de peajes en el futuro. Navarra, sin ir más lejos, ya ha reconocido que lo analizará.

Según datos forales, el 92% de los tránsitos ya dispone de un VIA-T compatible y el 5,40% paga con tarjeta asociada a una cuenta corriente, por lo que ninguno de ellos necesitará darse de alta en el sistema y el cobro se hará automáticamente a partir de hoy. El resto deberá, obligatoriamente, registrarse o bien en la página web de Bidegi que se activó el 3 de enero, o bien utilizando uno de los cinco kioskos que se han colocado en Oiartzun (AP-8), en ambos sentidos, Aritzeta (GI-20), Alegia y Etzegarate (N-1).

La Diputación ha advertido de que si se atraviesan los pórticos sin dispositivo VIA-T, se dispondrá de un plazo máximo de 24 horas para registrarse. En su defecto, empezará a contar un plazo máximo voluntario de dos meses antes de recibir el expediente sancionador. Las multas leves oscilan entre los 150 y los 1.999 euros; las graves, entre 2.000 y 7.999 euros; y las muy graves -en casos de reincidencia-, entre 8.000 y 150.000 euros. Desde la institución foral se ha afirmado que los camiones extranjeros que cometan infracciones serán identificados por el sistema y perseguidos a través de empresas especializadas para garantizar el cobro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos