Gipuzkoa obligará a empresas de pisos turísticos a identificar a los propietarios y sus ingresos

Varios turistas cruzan el puente del Kursaal en busca de su alojamiento para pasar unos días en la capital guipuzcoana./IÑIGO IBAÑEZ
Varios turistas cruzan el puente del Kursaal en busca de su alojamiento para pasar unos días en la capital guipuzcoana. / IÑIGO IBAÑEZ

Hacienda elabora un decreto foral que sigue los pasos que se están dando en el Estado. La medida dejaría fuera de su alcance a páginas como Airbnb, que anuncia unas mil viviendas en el territorio, por carecer de una sede fiscal guipuzcoana

ESTRELLA VALLEJOSAN SEBASTIÁN.

Conseguir regular los pisos turísticos desde todos los ámbitos se ha convertido, en cuestión de dos años, en un imprevisto que es preciso resolver a corto plazo. Las instituciones estudian cada grieta por la que poder filtrar una medida que vaya ganando terreno a quienes operan de forma clandestina con viviendas destinadas a uso turístico, pero al tratarse de un fenómeno que requiere de una regulación interdepartamental, la situación se complica.

Si hasta la fecha se había puesto el foco directamente sobre el propietario del inmueble, desde un punto de vista urbanístico y administrativo, la Hacienda foral señala ahora a las plataformas o empresas intermediarias con intención de crear un cortafuegos en la lucha contra el fraude fiscal.

En Donostia, la nueva ordenanza que el pleno del Ayuntamiento tiene previsto aprobar en enero, recurrirá a la zonificación para limitar la existencia de los pisos turísticos en la ciudad. A nivel autonómico, el Gobierno Vasco se encuentra inmerso en un cruce de datos con las administraciones locales para comprobar que aquellos que se inscribieron en las listas vascas, son también cumplidores de las exigencias municipales.

Y entre tanto, la Diputación Foral, que al comienzo de la Campaña de la Renta 2016 ya sorprendió con las manos en la masa a 600 guipuzcoanos, a quienes obligó a declarar el rendimiento obtenido por una actividad que operaban en la sombra, ahora trabaja en sacar adelante un decreto foral que modifique las obligaciones tributarias de las plataformas intermediarias. Este proyecto de decreto obligará «a las empresas o plataformas que responden al modelo de economía colaborativa» y que median entre los propietarios de los inmuebles y los turistas, a dar información sobre los titulares así como a informar sobre los ingresos que reciben de dicha actividad.

Fiscalizar la actividad

El documento sigue la senda que ya inició el Ministerio de Hacienda en verano. El objetivo es el mismo, fiscalizar cada uno de los alquileres turísticos, aunque la principal diferencia, por desgracia para Gipuzkoa, es que los niveles de alcance del fisco foral se topan con un muro infranqueable.

Obligar a plataformas como Airbnb, Homeaway o Tripadvisor a identificar a aquellos que publicitan sus inmuebles contribuiría a limitar en buena medida la oferta ilegal y a garantizar su contribución con el fisco, una cuestión que sí podrá abordar el Ministerio de Hacienda. Sin embargo, la ausencia de una sede fiscal de estas empresas en nuestro territorio deja a la Hacienda guipuzcoana sin margen de maniobra.

Ahora bien, desde el Departamento foral matizan que aunque no sea posible hincar el diente a estas plataformas de manera directa en caso de necesitar información de alguno de sus usuarios, sería la Administración Tributaria la encargada de facilitar esos datos «si así lo estimara oportuno», un intercambio de datos que según declara la Hacienda foral no se trataría de ningún trámite extraordinario. Más bien todo lo contrario. «Es un procedimiento ágil, común y rutinario».

Por tanto, ¿a qué tipo de plataformas afectará este decreto? A aquellas con sede fiscal en Gipuzkoa que median entre los propietarios y los turistas. Se estima que estas empresas gestionan, al menos, el 58% de la oferta de Gipuzkoa que se encuentra inscrita en el registro del Gobierno Vasco.

En este sentido desde la Asociación de Apartamentos Turísticos de Euskadi, Aparture, que aglutina en torno a 700 pisos de los 1.200 registrados en el Departamento vasco de Turismo, se asegura que «la novedad de este decreto será el modelo informativo y la obligatoriedad de dar esta información a todos los actores turísticos». Su presidente, Asier Pereda, insiste en que la mayoría de las empresas de gestión de viviendas destinadas a uso turístico «estamos en régimen especial mensual, es decir, que ya rendíamos cuentas ante Hacienda todos los meses». Por lo que el nuevo escenario al que deberán acostumbrarse, en su caso, no variará en exceso.

Cambios normativos

Las modificaciones que incluirá el reglamento de obligaciones tributarias supondrán que la información que deben presentar aquellas empresas o plataformas que medien entre el propietario de una vivienda y el cliente que la reserva será mayor y más detallada.

Dicha declaración debe contener la identificación del titular de la vivienda alquilada, así como del titular del derecho en virtud del cual se cede la vivienda para usos turísticos. Es decir, tal como especifica el proyecto de decreto foral, deberán identificarse todas aquellas personas que tengan derecho a la propiedad; contratos multipropiedad; aprovechamiento por turnos; propiedad a tiempo parcial o fórmulas similares; arrendamiento o subarrendamiento, o cualquier otro derecho de uso y disfrute de los pisos cedidos con fines turísticos.

La información se detallará mediante nombre y apellidos, razón social o denominación completa y número de identificación fiscal. Además, deberán relacionar cada uno de los inmuebles con su correspondiente referencia catastral y número de finca.

Igualmente, deberán reseñar a las personas o entidades cesionarias, así como el número de días de disfrute de la vivienda con fines turísticos. Por último, las plataformas deberán presentar el importe percibido por el titular que cede su piso al arrendamiento turístico.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos