Gipuzkoa despilfarra 123.000 toneladas de alimentos al año

Gipuzkoa despilfarra 123.000 toneladas de alimentos al año
MICHELENA

La pérdida generada por los ciudadanos (53%) iguala la media europea pero el sector de la restauración y catering desperdicia un 5% más

Gaizka Lasa
GAIZKA LASA

Ni la industria, ni los supermercados, ni los establecimientos hosteleros. Son los hogares guipuzcoanos los que más alimentos despilfarran: 65.190 toneladas al año. La cantidad supone más de la mitad (53%) de lo que se desperdicia o pierde en el conjunto de Gipuzkoa, según recoge el diagnóstico específico que el departamento foral de Medio Ambiente ha realizado conjuntamente con Impact Hub Donostia. Quiere esto decir que Gipuzkoa despilfarra 123.000 toneladas de alimentos al año, 170 kilos por persona.

El dato emerge de un estudio realizado para localizar los segmentos que desperdician alimentos y poder elaborar nuevas estrategias que reduzcan la pérdida. El trabajo ha permitido identificar los excedentes cocinados del sector 'Horeca' -Hostelería, Restauración y Catering- que pudiesen ser susceptibles de una donación. Este sector despilfarra el 17% del total del alimento que no se aprovecha en Gipuzkoa, cifra cualitativamente peor que la que arrojan los hogares, dado que se sitúa cinco puntos por encima de la media europea (12%) mientras que el 53% de despilfarro atribuido a las casas particulares es idéntico en Gipuzkoa y en Europa.

El resto del desaprovechamiento lo generan el sector de la producción (13%), el de la transformación alimentaria (12%) y el de la distribución (5%). Los datos se dieron a conocer este lunes en el marco de una jornada sobre el despilfarro de alimentos celebrada en el convento Santa Teresa de Donostia. En la misma, la presidenta de Impact Hub Donostia, Josune Razkin, advirtió de que «no habría que demonizar demasiado al ciudadano, porque aunque el mayor peso de la pérdida lo tienen los hogares, probablemente es el fruto de una lógica en la que interviene toda la cadena del proceso».

123.000

Toneladas de alimentos se despilfarran al año en Gipuzkoa, lo que equivale a 170 kilos por persona y año. El 77% de toda esa cantidad corresponde a pérdida, es decir, resto no consumible, mientras que el 23% restante es desperdicio apto para consumo.

Lo explicó señalando que «la distribución es la que menos peso tiene, pero quizás su implicación a la hora de comprar a los productores o a las industrias transformadoras lleve una lógica sobre el estocaje y de cara al consumo, con promociones como el tres por uno o el producto embalado». Concluyó que «aunque no le quito responsabilidad a cada ciudadano, hay muchos matices que llevan a que el despilfarro alimentario sea así y no tanto por una dejadez».

Más allá de una llamada a la concienciación ciudadana, la cuantificación de la comida que acaba sobrando ha permitido al departamento foral de Medio Ambiente poner en marcha el proyecto 'Saving Food' en colaboración con la Universidad de Deusto, Ausolan y el Banco de Alimentos de Gipuzkoa para implantar una recogida de alimentos cocinados en el sector de la hostelería guipuzcoana, recuperando los excedentes de alimentos cocinados, que permitirá el aprovechamiento de aproximadamente 50 raciones diarias.

La responsable de la Universidad de Deusto Cristina Martín explicó el trabajo realizado para garantizar «los protocolos de calidad y seguridad alimentaria» que determinen cómo se debería hacer la donación, de momento desde grandes generadores como empresas de cátering, pero también contemplado para la futura colaboración con pequeños bares y restaurantes.

El diputado foral de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, señaló que «evitar el despilfarro alimentario tiene un gran impacto ambiental por la reducción de emisiones y es, además, una obligación social». Añadió que «este proyecto ayudará a Gipuzkoa a avanzar en su estrategia de cambio climático y a ser un territorio ambiental, social y económicamente más sostenible».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos