Gipuzkoa avanza en la solución a las basuras y lanza la segunda fase de la incineradora

Fotomontaje de cómo quedarán las dos plantas que complementan la incineradora./
Fotomontaje de cómo quedarán las dos plantas que complementan la incineradora.

El Consorcio de Residuos aprueba las bases de la concesión para construir y explotar durante 20 años las plantas de biometanización y valorización de escorias

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO

El Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (GHK) ha aprobado este martes los pliegos del contrato de concesión para construir y explotar durante 20 años las plantas de biometanización y valorización de escorias, que complementarán la incineradora que se construye en Zubieta y cuyas obras está previsto comiencen antes del verano. La licitación saldrá a concurso por 37,4 millones de euros, una inversión que deberá asumir el adjudicatario a cambio de recibir, una vez que las plantas estén operativas, un canon máximo de seis millones de euros durante los 20 años de vigencia de la concesión. La mayor parte de ese canon será fijo, pero habrá una parte variable en función de las toneladas tratadas.

La asamblea general de GHK ha dado su visto bueno a las condiciones del concurso público con un 73,5% de votos a favor y un 9,3% en contra. La Diputación y todas las mancomunidades representadas han apoyado la licitación salvo Tolosaldea, y se han abstenido las mancomunidades de Sasieta y Urola Erdia.

El concurso aprobado corresponde a la fase 2 del denominado Complejo Medio Ambiental de Gipuzkoa, mientras que las obras de la fase 1 -incineradora y planta de tratamiento mecánico-biológico (TMB)-, «avanzan a buen ritmo» y «dentro de los plazos previstos», ha subrayado el diputado de Medio Ambiente de Gipuzkoa y presidente de GHK, José Ignacio Asensio (PSE).

A partir de ahora, se abre un plazo de dos meses para la presentación de ofertas, por lo que la adjudicación se prevé para marzo y el inicio de las obras en torno a abril de 2018.

La ejecución de esta segunda fase durará un año, discurrirá de forma paralela a la primera y, según Asensio, ambas «estarán en funcionamiento, con sus cuatro plantas en período de pruebas, en torno a mayo de 2019».

La planta de biometanización y la de tratamiento de escorias se situarán en una parcela de 31.988 metros cuadrados en el polígono Eskuzaitzeta, a unos 300 metros de la otra parcela donde se levantan la incineradora y la TMB, ambas en la zona de los altos de Zubieta, en el límite entre San Sebastián y Usurbil.

«Solucionan el problema de las basuras»

Asensio ha subrayado que con las cuatro infraestructuras de Zubieta «Gipuzkoa tendrá solucionado el problema de la gestión de los residuos al final de la actual legislatura» y el gobierno foral PNV-PSE «habrá cumplido el compromiso adquirido con los guipuzcoanos».

La instalación destinada a biometanización tendrá una capacidad inicial para tratar 40.000 toneladas al año de materia orgánica recogida selectivamente, en un proceso distinto al de compostaje que generará biogas y producirá una cantidad de energía estimada en 9.500 MWH/año, equivalente al consumo de 2.700 hogares.

El diputado de Medio Ambiente de Gipuzkoa, José Ignacio Asensio (PSE), en el centro, tras la aasamblea de GHK.
El diputado de Medio Ambiente de Gipuzkoa, José Ignacio Asensio (PSE), en el centro, tras la aasamblea de GHK.

La planta de escorias tratará por su parte los restos sólidos procedentes de la incineradora, tendrá una capacidad de 52.000 Tn/año y los transformará en áridos que se podrán utilizar para rellenos y carreteras en obra pública.

En cuanto a las cenizas de la incineradora, Asensio ha reiterado que supondrán «solo el 3%» de la basura no reciclable que se quemará y serán gestionadas por «gestores autorizados», al igual que restos industriales como «los de las acerías».

Presupuesto

El Consorcio de Residuos ha aprobado también en la asamblea de este martes su presupuesto para 2018, que asciende a 40,5 millones de euros, seis de ellos aportados por la Diputación, así como el mantenimiento de la tarifa que cobra a las mancomunidades por prestar el servicio de «gestión en alta» de las basuras urbanas.

GHK ha acordado no subir el próximo año la tarifa de este ejercicio, por lo que se mantendrá en 173 euros por tonelada de fracción resto y 129 por la de desechos orgánicos, esta última con bonificaciones que van del 15% al 30% en función de la cantidad que suponga este tipo de residuos respecto al total generado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos