Gipuzkoa acelera su expansión hotelera con 500 nuevas plazas en el último año

Gipuzkoa acelera su expansión hotelera con 500 nuevas plazas en el último añoGráfico

El tirón del turismo se extiende a Donostialdea con un incremento del 30% de las camas. Los pisos turísticos reciben un 28% de reservas más, pese a acoger únicamente el 5,5% de los visitantes que llegan al territorio

ESTRELLA VALLEJOSAN SEBASTIÁN.

Dentro de un año terminarán de darse las últimas pinceladas de un lienzo que plasmará un nuevo escenario hotelero en Gipuzkoa y que nada tiene que ver con lo conocido hasta la fecha: en total habrá 2.300 nuevas plazas repartidas entre 22 hoteles. El sector de la hotelería lleva desde hace dos años analizando cómo proceder al reparto de un queso que parece que ya no va a variar de tamaño, o no al menos en exceso, pero que cada vez hay que dividir en más porciones. Y eso sin tener en cuenta a los pisos turísticos que representan un papel importante en esta ecuación.

El panorama, y así lo reitera en cada comparecencia el gerente de la Asociación Hoteles de Gipuzkoa, Paul Liceaga, requiere inevitablemente actualizar la estrategia de gestión, pero también analizar la distribución de unos turistas cuyo volumen parece haberse equilibrado, pero que a la fuerza van a seguir alojándose en su mayoría en la capital, donde se abrirán 20 de los 22 establecimientos previstos, esto es, unas dos mil camas más.

Por el momento, 2017 ha evidenciado que la expansión hotelera, que ya arrancó en 2016, avanza con firmeza. Solo el año pasado se pusieron a disposición de los turistas alrededor de 500 plazas diarias más, que se suman a las 12.000 ya existentes, según un informe elaborado por la Universidad de Deusto para el Observatorio del Turismo de Gipuzkoa. Todas las nuevas, además, están agrupadas en la capital guipuzcoana o en su área metropolitana, sin que la zona de la costa o el interior de Gipuzkoa hayan percibido ninguna variación al alza.

Otro dato llamativo es cómo se reparten esas camas. Se observa que pese, a que Donostia ha concentrado 9 de las 10 inauguraciones de 2017, el volumen de plazas nuevas en San Sebastián -209- es inferior al ofrecido por el único hotel inaugurado en el resto del territorio en 2017, el hotel Sidorme de Oiartzun (antiguo hotel Lintzirin). Este establecimiento alberga cerca de 300 camas, incrementando por lo tanto en un 30% la capacidad hotelera del área metropolitana de San Sebastián.

El consistorio donostiarra estima que a lo largo de 2018 pueden ir cerrándose otra decena de proyectos, al mismo tiempo que el hotel previsto en la plaza Euskal Herria de Tolosa. Tampoco se descarta la llegada de nuevos hoteles como la construcción de un alojamiento junto a la sidrería Petritegi en Astigarraga, otro hotel en Eibar e incluso al menos otros dos nuevos que podrían iniciar próximamente en Donostia los trámites para su construcción.

Como se ha podido comprobar con los nueve hoteles inaugurados en San Sebastián el pasado año, todos responden a establecimientos de tamaño pequeño o medio, que rondan las 30 habitaciones. Pero que no sean alojamientos de grandes dimensiones no evitará que los niveles de ocupación se tambaleen.

La llegada de un 20% más de turistas al área metropolitana frena su caída en ocupación

Los hoteles de Gipuzkoa solo se llenaron más que en 2016 en abril, noviembre y diciembre

De hecho, los únicos meses que los hoteles guipuzcoanos registraron una ocupación mayor a la obtenida en 2016 fueron abril -gracias a Semana Santa, que el año anterior había caído en marzo-, noviembre y diciembre. En el resto, incluida los la temporada alta de verano, se sintió la ampliación de la oferta y no se consiguió igualar los niveles de ocupación de hace dos años. Un ejemplo puede ser el área metropolitana, donde el incremento en un 30% del número de plazas ha supuesto que el grado de ocupación «solo» se haya visto reducido en un 11%, como matiza el informe. El motivo de que el grado de ocupación no haya sufrido un descenso superior se debe a que el número de visitantes que se decantó por alojarse en Donostialdea creció de forma considerable. Del millón de turistas que se recibieron en los hoteles de Gipuzkoa el pasado año, la zona del territorio que mayor crecimiento logró fue el área que rodea la capital, con un 21% de viajeros más. Mientras que tanto en la costa como en el interior, se produjo un retroceso del 10 y del 2%, respectivamente.

Los pisos, en la cola

Según se recoge en el documento, si se observan las distintas modalidades de alojamiento por las que se decantaron aquellos que llegaron a Gipuzkoa el pasado año -dejando de lado a aquellos que optaron por pisos turísticos clandestinos-, se comprueba que del 1.422.363 turistas que durmieron en el territorio, un 77% -1.106.169 personas- prefirieron reservar habitación en un hotel.

De lejos le siguen las 156.000 personas (11%) que se inclinaron por pasar las noches en alguno de los campings del territorio. La tercera opción más demandada por los turistas fue el alojamiento rural que el año pasado recibió a más de 81.000 visitantes (5,7% del total).

Y por último, representando un 5,5% del total de viajeros que llegaron a Gipuzkoa se encuentran los 78.600 que escogieron una vivienda de uso turístico, un 28% más que los que llegaron a estos pisos en 2016. Una proporción que en términos absolutos es considerablemente menor si se compara con quienes sienten predilección por los hoteles, aunque al mismo tiempo no se pueda obviar que la concentración de estos pisos en Donostia (80% de los existentes en Gipuzkoa) supera con creces al resto del territorio.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos