«La gente ya nos conoce y no hay que explicarles nuestra misión»

I. V. SAN SEBASTIÁN.

Dos voluntarias enfundadas en un peto azul repartían las bolsas del Banco de Alimentos en la entrada del Super Amara de San Martín, en el centro de San Sebastián. «La gente ya nos pide directamente las bolsas en cuanto llega. Antes había que explicarles para qué eran, pero ahora no es necesario. Llevamos cinco ediciones de esta campaña solidaria y parece que los guipuzcoanos nos conocen bien», afirmaban ambas. «Ya no hay que explicarles nuestra misión», se congratulaban.

Compradores de todas las edades se acercaban ayer hasta los voluntarios de la Gran Recogida en este supermercado donostiarra. También muchos jóvenes que quizá el primer día no pudieron hacerlo por ser lectivo. Aritz Zuazti acudió acompañado de su madre, Lourdes. «En el cole siempre participo en la campaña del bote-kilo y cuando me dijo la ama que había algo parecido, decidimos venir y comprar algunas cosas para los más necesitados», contaba este adolescente del barrio de Egia. Sus bolsas iban tan cargadas que casi cedían al peso y se rompían. «Hemos comprado lo típico: arroz, legumbres, leche y varios paquetes de galletas», completaba su madre.

Quienes recogían los alimentos apenas tenían un momento de respiro para hablar, ocupados como estaban en colocar los productos bien ordenados en las enormes cajas. «En cada palé van dos, y ya hemos fletado unos cuantos en lo que va de mañana», desvelaban minutos antes del mediodía en el centro comercial San Marcial. «No paramos mucho, pero sarna con gusto no pica», concluían.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos