Unas gafas para ver el pasado

Dionisio Rodrigo, de visita por las islas Cíes sin salir de la residencia San Ignacio en Donostia, gracias a las gafas 3D. / LUSA
Dionisio Rodrigo, de visita por las islas Cíes sin salir de la residencia San Ignacio en Donostia, gracias a las gafas 3D. / LUSA

Un geriátrico donostiarra incorpora una actividad de realidad virtual | El aparato proyecta lugares de la infancia o de sus municipios natales, lo que ayuda a los mayores a evocar recuerdos y entretenerse

Arantxa Aldaz
ARANTXA ALDAZ SAN SEBASTIÁN.

Sentado en una butaca del salón, con la comodidad de estar en zapatillas de casa, Dionisio Rodrigo pasea por las islas Cíes. «Es precioso», resume este aficionado a la pesca de 86 años. Sin salir de la residencia San Ignacio, donde vive, siente el balanceo del barco turístico, se asoma a esas arenas cristalinas, y se acuerda de aquella vez que también él visitó el paraíso natural gallego. La excursión se convierte en realidad, pero de forma virtual, gracias a la última actividad programada en este centro para mayores de Donostia. El invento que retrotrae a los usuarios a sus infancias o a sus viajes del pasado son unas gafas que llevan incorporadas un dispositivo móvil que proyecta vídeos de unos tres minutos de duración. Lo han ideado Jorge Maylin e Iñaki Aranburu, de la empresa Oroi Tech radicada en Zuatzu, con la idea de distribuirlo como una especie de «Netflix para la tercera edad», una plataforma de contenidos bajo suscripción mensual que ellos van alimentando con nuevos vídeos, a demanda del cliente.

A Borja Gómez, responsable de la residencia San Ignacio, le entusiasmó la idea de romper ese prejuicio que asocia la tercera edad con personas ajenas al mundo de las nuevas tecnologías. «En su día compramos una Wii, pero era complicada de uso para nuestros residentes». Hay que tener en cuenta que la mayoría de los usuarios presenta graves problemas de dependencia, y que la actividad debe ajustarse precisamente a esas diferentes necesidades y carencias. Las gafas 3D parecen haber dado en la tecla. Jesús Garmendia, psicólogo del centro, confirma el éxito de la iniciativa. «Están viendo algo diferente. No es para todos los días, pero sí es un recurso». Irantzu Urtasun, responsable de actividades del centro, asiente y acompaña a los usuarios en esos particulares viajes.

Al Aquarium o entre pasteles

No hacen solo turismo. En realidad, pueden sumergirse en cualquier mundo que les guste. Maylin y Aranburu cuentan que al principio el producto se lanzó con imágenes que evocaban el pasado de cada residente, su pueblo natal, por ejemplo, pero cada vez se está ampliando más la videoteca para que la actividad no acabe siendo repetitiva. Irantzu dice que «la visita virtual al Aquarium ha sido un éxito». También han grabado zonas muy conocidas de Donostia, como La Concha, y a través de esos rincones algunos usuarios, los que no hayan sufrido un grave deterioro neurológico, logran recuperar recuerdos. Iñaki Eizagirre saborea en ese momento los xagus que están elaborando bajo su atenta mirada los hermanos Gorrotxategi de Tolosa. «Ya nos podrían traer para probar», suelta Irantzu, que despierta las risas de los residentes. Además de Dionisio e Iñaki, en la actividad les acompañan ese día Miren Salaberri, José Antonio Rete, José Luis Sánchez e Isabel Otxandorena.

«Es como un Netflix para la tercera edad», resume la firma Oroi Tech, contratada por el centro San Ignacio

Jesús Garmendia, el psicólogo, huye de la terminología técnica y dice que el invento funciona para que los residentes pasen un buen rato, más allá de que persiga estimular su cerebro y de que el repaso a imágenes despierte sus recuerdos.

El proyecto va a seguir dando pasos para completar su función. Siempre y cuando el usuario pueda, la idea es que tras la proyección luego escriba sus impresiones con papel y boli. También tienen pensado trabajar el resto de sentidos, por ejemplo con un vídeo de un esquilador de ovejas. A Dionisio, apasionado del mar, le encantaría salir al Cantábrico con su txipironera. «Tengo toda la colección de Cousteau», dice con orgullo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos