El funcionario y los dos abogados detenidos llevaban desde 2015 alterando el reparto de casos judiciales

Los investigadores de la Ertzaintza descubrieron que el trabajador judicial de San Sebastián disponía de ingresos «no justificados»

El Diario Vasco
EL DIARIO VASCO SAN SEBASTIÁN.

El funcionario de la administración de Justicia que trabajaba en el Decanato de San Sebastián y los abogados que fueron detenidos la semana pasada por agentes de la Ertzaintza llevaban presuntamente desde 2015 actuando de manera ilícita para que los casos recayesen en un determinado juzgado. Para ello, el funcionario manipulaba supuestamente el reparto de los asuntos, según informó ayer el departamento de Seguridad del Gobierno Vasco.

Las citadas fuentes señalan que la denuncia la interpuso el juez decano, «tan pronto como tuvo conocimiento de las sospechas de manipulación». Las modificaciones detectadas consistían fundamentalmente en la «perturbación» de la asignación aleatoria de cierto tipo de asuntos en materia de Seguridad Social, más concretamente las demandas clasificadas como 'Impugnación de altas médicas' y 'Minusvalía y dependencia', lo que coloquialmente se conoce como 'incapacidades'. El funcionario investigado habría efectuado anulaciones y posteriores reasignaciones a determinados tipos de asuntos que entraban a reparto, de manera que alteraba el orden de los juzgados de lo Social en los que recaían. Asimismo, habría manipulado la clasificación de ciertas demandas, alterando los códigos de las materias o clases de reparto designados a determinados expedientes que entraban a reparto.

Si bien se comprobó que el sistema informático funcionaba correctamente, se contempló que existían ciertas deficiencias en la mecánica llevada a cabo por uno de los funcionarios. En la gran mayoría de las alteraciones localizadas se vio que existía relación directa con un determinado bufete, conformado por dos abogados pertenecientes al Colegio de Abogados de Gipuzkoa.

Detectaron numerosas comunicaciones entre el empleado del Decanato y uno de los letrados

En el transcurso de la labor de investigación, se comprobó la existencia de comunicaciones entre uno de los abogados y el funcionario, que habían entablado numerosas conversaciones telefónicas en el último año. Asimismo, se constató cómo en los últimos años el funcionario disponía de una fuente de ingresos monetarios no justificada.

Finalmente el miércoles de la semana pasada, la Sección Central de Delitos Tecnológicos de la Ertzain-tza desplegó un operativo en colaboración con la Sección Central de Delitos Económicos, el Servicio de Investigación Criminal Territorial de Gipuzkoa, la Unidad Canina y las comisarías de Donostia y Hernani. Fruto de dicho operativo se practicaron varias entradas y registros en los que se incautaron evidencias tecnológicas, diversa documentación y dinero en efectivo. Los tres investigados fueron detenidos, aunque están en libertad provisional. El trabajador del Decanato ha tenido que depositar una fianza de 40.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos