«La frase 'las mujeres tienen el demonio dentro' es falsa», dice Munilla

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, en el ciclo Begiradak organizado por DeustoForum Gipuzkoa/Lusa
El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, en el ciclo Begiradak organizado por DeustoForum Gipuzkoa / Lusa

El obispo asegura que existe gran dificultad en expresarse fuera del pensamiento único imperante

IKER MARÍN

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, que ha participado este martes por la mañana en el ciclo Begiradak organizado por DeustoForum Gipuzkoa, ha explicado que existe una gran dificultad en expresarse fuera del pensamiento único imperante, por ello asegura que «la frase 'las mujeres tienen el demonio dentro' es falsa» . «El que marca el lenguaje machista o el del feminismo radical o de género. Y alguien que no se alinea con esos términos, incomoda», ha explicado.

El obispo ha considerado que "la reivindicación que había hecho el feminismo radical en los años 60 de aborto libre como bandera de la libertad de la mujer" ha resultado ser "en detrimento de la propia dignidad de la mujer". "Ese es el gol que yo dije que el demonio había metido al feminismo radical, un gol en detrimento de la dignidad de la propia mujer", ha remarcado. Promulgar el aborto libre fue una gran agresión a la propia mujer», ha añadido.

El obispo ha calificado de «holocausto femenino» lo que supuso el boom del aborto libre de los 60 y ha cuantificado que fueron 120 millones de mujeres las afectadas».

A su juicio, este tema "es una prueba concreta de que existe una dificultad de cómo expresarse en esa pinza del fundamentalismo y del pensamiento único políticamente correcto: o el pensamiento fundamentalista de tipo machista, o el pensamiento único políticamente correcto, que es el que está formulado por la ideología de género en este momento".

Munilla ha defendido un feminismo "de perspectiva cristiana, de equidad, femenino", que no tenga que asumir "toda esa agenda de la ideología de género que es el abortismo, el aborto libre, que supone el afirmar que antropológicamente el hombre y la mujer nacen sexualmente neutros y luego es la cultura la que nos llega a hacer hombres y mujeres".

El prelado ha recalcado que "un feminismo de equidad se entiende por aquel que considera que la mujer tiene que ser protegida, tiene que estar reconocida en una sociedad para que tenga los mismos derechos que un hombre en su dignidad laboral". Además, ha considerado que la maternidad "tiene que tener un reconocimiento por parte de las instituciones y una tutela muy importante para que de ella no se derive una desigualdad laboral".

También se ha mostrado convencido de que la violencia machista "nace en el fondo de un animalismo en el hombre, de una no superación de la condición animal, según la cual la ley de la selva hace que el macho tenga que dominar a la hembra".

Tras afirmar que "no hay en absoluto ningún tipo de divergencia" entre sus afirmaciones y las del arzobispo de Madrid, ha afirmado que "la dignidad de la mujeres es uno de los grandes retos de nuestra sociedad", al tiempo que ha reconocido que en la propia Iglesia han tenido "muchas rémoras en ese reconocimiento de la dignidad de la mujer".

"También en el seno de la Iglesia ha acontecido lo que ha acontecido en la sociedad civil, pero eso no quiere decir que por afirmar todo esto nos tengamos que entregar necesariamente al pensamiento único marcado por la dictadura del relativismo, que en este momento es la ideología de género. Creo que el pensamiento matizado tiene que tener un lugar en esta sociedad", ha concluido.

El lunes, el obispo habló sobre la huelga feminista del 8-M en en el programa 'Sexto Continente', de Radio María, y lo hizo diferenciando dos tipos de feminismo, el «femenino», que busca la igualdad jurídica y legal entre hombres y mujeres, y el «radical o de género», que pretende equiparar en todos los aspectos a ambos sexos. En su opinión, el «feminismo radical o de género» tiene como «víctima a la propia mujer y a la verdadera causa femenina».

«Es curioso cómo el demonio puede meter un gol desde las propias filas. El feminismo, al haber asumido la ideología de género, se ha hecho una especie de 'hara kiri'», afirmó en el programa radiofónico.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos