Formando a futuros nobeles

Joseba Garaikoetxea, Clio Agrapissión, Dario Bercioux, Chunli Huang y Julie Baumard, ayer en la escuela del DIPC.
Joseba Garaikoetxea, Clio Agrapissión, Dario Bercioux, Chunli Huang y Julie Baumard, ayer en la escuela del DIPC. / MICHELENA

80 jóvenes científicos internacionales se reúnen este verano en Donostia

OLAIA OYARZUNSAN SEBASTIÁN.

Sí, la ciencia sí es para el verano. Al menos para los ochenta jóvenes científicos que aterrizaron anteayer en Donostia para impregnarse del estudio de 'materiales topológicos' hasta el próximo viernes; una línea de investigación en auge en el campo de la física.

El sol fulgurante del mediodía, que iluminaba la bahía de La Concha, no impedía que estos estudiantes de máster y doctorado dejasen de prestar atención a las ecuaciones físicas que trazaban sin cesar los cuatro ponentes internacionales que imparten este curso de verano de la UPV/EHU. Un Palacio Miramar que por segundo año se enfunda de física cuántica y topología con unos asistentes de 10, «probablemente, algún futuro premio Nobel este en estos salones».

Así lo constata Dario Bercioux, investigador en Ikerbasque en el DIPC y Cic Nanogune en su papel como coordinador de este prestigioso evento , 'DIPC School'. «Si no es entre los profesores, será entre los alumnos», añade. Una afirmación de tal envergadura tiene su porqué.

Tres físicos británicos recibieron el galardón el pasado año gracias al hallazgo de fases topológicas en la materia. Un avance que determinó «un antes y un después en el ámbito de la investigación en física», afirma el coordinador y ponente italiano. Motivo por el que Donostia International Physics Center (DIPC) decidió celebrar estos cursos en la capital guipuzcoana: «Trasladar el premio Nobel a los salones del Palacio Miramar es el último fin de estas jornadas».

La gran proyección de este campo en la física hizo que la primera edición, celebrada el pasado año, fuera «todo un éxito», explica Bercioux. «La alta demanda de asistentes nos hizo aumentar las plazas del curso de este año. Pasamos de 46 plazas a 80 este año», relata.

Junto a él se encuentra un grupo de alumnos provenientes de diversos puntos del planeta. La italiana Clio Agrapisión, la francesa Julie Baumard, el taiwanés Chunli Huang y, por último, el oñatiarra Joseba Garaikoetxea. Una auténtica mezcla cultural donde la Física es su común denomindador y las materias topológicas su motor.

«Una oportunidad única»

«Poder aprender de eminencias internacionales es una oportunidad única para ampliar nuestro conocimiento en la física cuántica», asegura el joven Joseba Garaikoetxea. El paisaje desde el balcón del palacio donostiarra no resulta «nada nuevo» para el oñatiarra, aunque «el buen tiempo sí lo es», bromea. Estudió Física en la UPV/EHU del campus de Bizkaia y, en la actualidad, cursa un máster en Madrid. «Un amigo me habló de los cursos sobre Materia Topológica en Donostia, me interesé y me matriculé sin pensármelo dos veces», cuenta mientras descansa durante los treinta minutos del 'coffee break' o el descanso entre ponencias.

«Probablemente algún futuro premio Nobel esté en los salones del palacio» Dario Bercioux, Investigador del DIPC

«Poder aprender de eminencias en el ámbito de materias topológicas es una oportunidad única» Joseba Garaikoetxea, Estudiante de máster

«La primera vez que vine a Donostia me di cuenta de que la ciudad se involucra mucho con la ciencia» Chunli Huang, Estudiante de doctorado

Mientras Garaikoetxea relata en euskera cómo transcurre su experiencia en los cursos, sus compañeros no le quitan ojo. Él se siente como en casa, y sus compañeros también. «Es la primera vez que vengo a Donostia y me encanta la ciudad y su cultura», afirma la italiana Clic Agrapissión. Estudia el doctorado en su país y expandir su conocimiento en el ámbito «es imprescindible» para ella. Entiende que 'DIPC School' es una oportunidad única, sobre todo, «para conocer al detalle cuáles son las bases de este estudio, tanto teóricamente como en la práctica». Esta combinación es, precisamente, en la que pone hincapié el investigador Bercioux, que junto a Reyes Calvo, Jérome Cayssol y Maia G. Vergniory, encabeza el comité organizador de esta escuela.

Los ponentes de las instituciones internacionales más punteras imparten las ponencias durante los cinco días de cursos. «La alemana Claudia Felser, directora del Instituto Max Plank de Química Física de Solidos, Alex Atland, investigador en la Universidad de Colonia y Andrei B.Berneveig, profesor de la Universidad de Princeton, figuran entre los oradores más prestigiosos», ratifica Dario Bercioux.

«Hace un par de años vine a Donostia a una conferencia impartida por nobeles, me di cuenta de que esta ciudad se involucra mucho con la ciencia», cuenta en inglés. Ésta es la principal razón por la que Chunli Huang partió de Taiwán este fin de semana para seguir sumando formación a su doctorado. «Los estudios sobre materia topológica me interesan muchísimo, en un futuro seguiré investigando sobre ella», apostilla.

A la pregunta de si algún día creen ser galardonados con un premio Nobel, Julie Baunard, alumna en Francia de doctorado en Física Cuántica, se ruboriza. No cree ser esa persona que pase a la historia, tampoco lo creen sus compañeros, aunque sus ojos digan los contrario. Tienen toda una vida por delante.

Fotos

Vídeos