LA ONU DE LOS FOGONES

San Sebastian Gastronomika

Donostia es esta semana la casa de la tolerancia con la excusa de la buena mesa

Mitxel Ezquiaga
MITXEL EZQUIAGA

La imagen, ayer, resumía mejor que cualquier discurso el espíritu de este congreso: una sala abarrotada de gente deseosa de saber los detalles de la cocina de la India y, en primer plano, sentados juntos, dos gurús de la cocina: Manjit S. Gill, una respetada leyenda de la cocina de su país, y Luis Irizar, patriarca da la nuestra. San Sebastián es estos días la ONU de los fogones, pero no solo de la gastronomía: es un encuentro de culturas, países y gentes unidos por la bandera blanca de los delantales. Donostia es esta semana la casa de la tolerancia con la excusa de la buena mesa.

La India es el país invitado y vamos a tener la oportunidad de conocer de cerca las variedades de un país tan inmenso como rico y plural. Pero también desembarcan hoy en San Sebastián los grandes de la cocina catalana (con Carme Ruscalleda como abanderada) y, por supuesto, los referentes vascos. Los Arzak, Berasategui o Aduriz desfilan hoy mismo por el escenario del Kursaal con ponencias cada vez más sofisticadas, presentaciones que, más allá de las recetas, son reflexiones sobre lo que somos. Vean los nombres de las charlas: 'Bordeando la entropía' (Aduriz) o 'La alquimia de la complejidad' (Berasategui).

Para redondear, hoy en la inauguración se homenajea a Michel Bras, el amigo sencillo que se hizo grande y es noticia al renunciar su hijo a las estrellas Michelin. Hay muchos mundos, y están en Donostia.

Fotos

Vídeos