La Fiscalía de Gipuzkoa pide ocho años para un acusado de violar a una niña de 13 años que se intentó suicidar

La Fiscalía de Gipuzkoa pide ocho años para un acusado de violar a una niña de 13 años que se intentó suicidar

La víctima ha ratificado en el juicio las acusaciones y el procesado las ha negado «radicalmente»

EL DIARIO VASCO

La Fiscalía ha solicitado este miércoles, durante un juicio celebrado en la Sección Primera de la Audiencia de Gipuzkoa, una pena de ocho años de cárcel para un hombre acusado de violar a una niña de trece años en una localidad del interior del territorio. Supuestamente se aprovechó de la amistad que mantenía con la familia de la menor y con la víctima. El procesado ha declarado que mantenía una relación similar a la de un tío con su sobrina.

La acusación particular, que ejerce la familia de la perjudicada, ha reclamado nueve años de reclusión para este hombre, imputado por un delito continuado de abusos sexuales con penetración, mientras que la defensa ha demandado la libre absolución de su cliente.

Según la versión de las acusaciones, los hechos habrían ocurrido en dos ocasiones entre septiembre y octubre de 2013, tanto en la vivienda en la que la niña residía con su familia como en el domicilio de la madre del acusado, que era vecina de la pequeña y sus parientes.

En ambas oportunidades, el hombre habría sometido a la menor a distintos tocamientos tras lo que la habría violado, en una oportunidad usando preservativo y en otra sin él, a pesar de que la niña le habría manifestado su rechazo a estas prácticas.

Durante su declaración en el juicio, la víctima, que ha prestado testimonio por videoconferencia desde una estancia próxima a la sala de vistas para evitar tener contacto visual con su presunto agresor, ha ratificado estos hechos. Ha agregado que además había sido víctima de tocamientos en otras ocasiones por parte del procesado desde que ella tenía ocho años.

La chica también ha recordado que el hombre le pidió que no contara nada de lo sucedido a sus padres y que en una oportunidad, cuando intentó revelar lo sucedido a su madre, en presencia del encausado, éste le tapó la boca dándole una torta.

La víctima ha señalado que a raíz de esta situación sufrió un intento de suicidio y que tuvo que recibir asistencia psicológica

La menor ha explicado que no reveló estos hechos a sus progenitores porque le daba «vergüenza» y tenía «miedo», aunque finalmente, en enero de 2014 decidió contar lo sucedido a unas profesoras que fueron las que destaparon el caso. Ha agregado que a raíz de esta situación sufrió un intento de suicidio y que tuvo que recibir asistencia psicológica.

Los padres de la niña han recordado que se enteraron de los hechos porque se los comunicaron desde el colegio y que posteriormente «poco a poco» fueron conociendo más sobre lo sucedido. La madre ha dicho también que, aunque fue testigo de la torta con la que el procesado tapó la boca de su hija el día que le dijo que iba a hacerle una revelación, no le dio mayor importancia porque la chica y el encausado siempre estaban jugando a pelearse.

El padre, por su parte, ha aclarado que no denunciaron lo ocurrido hasta abril de 2014 porque la madre del acusado les pidió «por favor» que no lo hicieran hasta después de la boda del hermano de su otro hijo, hermando del imputado, que iba a celebrarse por aquellas fechas.

El procesado ha relacionado la situación creada con un intento de la menor de «llamar la atención» o con un episodio de «celos» cuando se enteró de que él iba a ser padre

Por su parte, el acusado, quien ha dicho mantener una relación de amistad con la familia de la victima desde 1990, ha negado «radicalmente» las acusaciones, ha recordado que conoce a la niña desde que nació y ha comentado que mantenía una muy buena relación con ella, porque solía salir a pasear con sus padres y pasaba muchas tardes en el domicilio de su familia, incluso algunos fines de semana.

El hombre, que tenía 27 años cuando ocurrieron los hechos, ha explicado que las acusaciones de la niña se produjeron después de que ella se enterara de que él iba a ser padre, por lo que ha relacionado la situación creada con un intento de la menor de «llamar la atención» o con un episodio de «celos» por este motivo.

El juicio, en el que también han declarado una psiquiatra infantil, el pediatra de la menor y una psicóloga, entre otros testigos, además de los forenses y una perito psicóloga propuesta por la defensa, ha quedado visto para sentencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos