La Fiscalía concluye que todo lo invertido en la lonja de Pasaia «se ha gastado bien»

La Fiscalía concluye que todo lo invertido en la lonja de Pasaia «se ha gastado bien»

Pide el archivo de la causa tras recibir el último informe pericial, que no aprecia ningún ilícito penal en los hechos

GAIZKA LASA SAN SEBASTIÁN.

Lo dijo el Tribunal de Cuentas, lo ratificó un informe de la Guardia Civil, lo sugirió una auditoría integral de Intemac, lo aseguraron tanto los investigados como los testigos a los que tomó declaración la jueza y lo ha reiterado el último informe pericial elaborado por el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos. No hay indicios de delito en la obra de la lonja de Pasaia. Ante tal coincidencia, el Ministerio Fiscal ha solicitado el sobreseimiento del caso «por no quedar suficientemente acreditada la existencia de un ilícito penal».

En el escrito, firmado el 5 de marzo por la fiscal Mercedes Bautista, se recoge que «de cuanto se ha expresado en los informes unidos al expediente resulta que todo lo que se ha gastado se ha gastado bien y era necesario». Recuerda que el perito que ha confeccionado el último informe señala que «el dinero que se ha abonado a la UTE está completamente justificado con unidades de obra realmente ejecutadas».

La fiscal converge con la tesis esgrimida desde un inicio por la Autoridad Portuaria de Pasaia de que el sobrecoste detectado en la construcción de la lonja se debe a errores administrativos pero no a delitos. Llega a tal conclusión «tras practicarse dos informes periciales, incorporarse a las actuaciones varias auditorías internas realizadas por la propia Autoridad Portuaria y Puertos del Estado y oírse en declaración a los principales responsables de la ejecución y desarrollo de las obras». Con todo, concluye el escrito, «ha resultado que esa diferencia de números se debe a irregularidades de tipo administrativo, a decisiones mal tomadas en torno a la gestión de la explotación de la propia lonja y a imprevistos».

La fiscal cita irregularidades de tipo administrativo, tal y como ha defendido desde un inicio el Puerto de Pasaia

Desvela que el último perito dice incluso que «la actuación de la Autoridad Portuaria ha sido correcta, toda vez que las irregularidades administrativas se deben minimizar con el criterio de satisfacción pública, dar servicio a las subastas en las lonjas y no paralizar la obra». Es decir, no solo no ha encontrado los indicios de delito investigados, sino que ha justificado actuaciones del Puerto que no se han ceñido a la estricta corrección administrativa.

A esto hay que unir, según la fiscal, que «nadie se ha personado como acusación particular en el presente procedimiento a fin de depurar responsabilidades penales y civiles». Por todo ello, pide el archivo y será ahora la magistrada de Juzgado de Instrucción Número 2 de Donostia la que tenga que tomar la decisión definitiva. Sin pruebas de delito, ni acusación particular, todas las fuentes jurídicas consultadas aseguran que «lo lógico sería que archivara el caso».

Si lo hiciera, terminaría una causa que abrió en mayo de 2016 la denuncia de la propia fiscal, quien dando pábulo a las advertencias de la abogada del Estado Macarena Olona, consideró que los hechos revestían los caracteres de un presunto delito de prevaricación, malversación de caudales públicos, falsedad en documento oficial y mercantil, estafa, cohecho y tráfico de influencias, y exacciones ilegales en negociaciones prohibidas. La jueza imputó como investigados al exdirector del Puerto, Gregorio Irigoyen, al director de la obra, David Candelario, y al responsable de la UTE constructora formada por FCC y Lurgoien.

El archivo terminaría también con sospechas de corrupción que llevaron al PP a señalar que «al PNV le toca dar cuenta de qué está pasando y quién se lo ha llevado crudo si alguien se lo ha llevado».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos