A final de año será visible la estructura de la incineradora

Mientras los responsables forales buscan un acomodo a las 60.000 toneladas de residuos que aún no tienen destino, las obras del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa (CMG), donde irá a parar toda la basura de Gipuzkoa para que sea tratada, siguen su curso.

Hace un par de semanas, la Diputación dio luz verde a la construcción de la segunda fase de la infraestructura, que albergará una planta de biometanización y otra de valorización de escorias (los restos de la incineración). Estas dos construcciones que completarán el proceso de gestión de residuos necesitarán de una inversión de 37,4 millones de euros por parte de la concesionaria.

Eso sí, la parte más gruesa de la planta ya está en marcha. El pasado mes de mayo comenzaron los trabajos de la construcción de la planta de tratamiento mecánico-biológico que recuperará aproximadamente un 7,5% de material reciclable.

Durante estos meses los trabajos se han centrado en movimientos de tierra, mientras que el siguiente paso, que comenzará en septiembre, será la de construir la estructura de la planta. Para finales de año esperan que la construcción ya sea visible en Zubieta.

Fotos

Vídeos