Una feria con manjares para chuparse los dedos

El espacio de Cádiz ha sido un hervidero de gente. / MICHELENA

Un paseo por los stands del Kursaal ha servido esta semana para cultivar todos los sentidos

M. MADINABEITIA

La decimonovena edición de San Sebastian Gastronomika culminó ayer por todo lo alto. Un paseo por los más de cien stands expuestos en el Kursaal ha sido una delicia para los amantes de la gastronomía, que han podido conocer las últimas novedades del sector además de catar in situ los manjares culinarios.

En el último recorrido que efectuamos ayer me gustaría destacar a una serie de firmas que han sido protagonistas. Como por ejemplo, La Belle Huitre, donde Patrick Antón nos contó que «somos una empresa distribuidora de ostras de Normandía que ha traído varios tipos a la feria. Tenemos la de Baja Normandía (fina, salada), la de Alta Normandía (más carnosa, más dulce, que cambia de sabor), la Belon (de Bretaña, única en el mundo, de cultivo muy complicado)...».

En la planta de arriba otra parada indispensable ha sido el stand de Castilla y León-Tierra de Sabor. Allí han traído el producto de Castilla y León de la mano de tres prestigiosos cocineros. Víctor Gutiérrez, Óscar Hernando y Juanjo Pérez han realizado catas en directo. Ayer, en concreto, Pérez, chef de Cocinandos (León), trabajó con productos de Tierra de Sabor. Elaboró unos garbanzos pico de pardal con bolitas de picante y una galleta de base con jugo de lengua curada, alioli de lima y puré de ajo negro. Gutiérrez se basó el lunes en el cerdo ibérico de Guijuelo, la referencia de Salamanca. Y Hernando trabajó con un rabo de toro deshuesado con colitas de cangrejo de río.

Otra de las atracciones estuvo ayer en el stand de Cárnicas Iruki, donde hubo música clásica con una intérprete que bordó su actuación. Era curioso comprobar qué bien fusionan la ópera y la alta cocina, con la gente disfrutando de la música en directo mientras movía el bigote.

Además, un paseo por el espacio market permite darse una vuelta por el mundo. Te puedes tomar productos de todos los continentes, degustar exquisiteces de aquí y de allí, viajar a Murcia, a India y a Navarra para acabar en Francia y Soria. Comer jamón, anchoas, ostras, gintonics, marisco y café. En definitiva, ser feliz. ¡Viva San Sebastián Gastronomika!

Fotos

Vídeos