Aún sin fecha fijada para el juicio contra la protectora

E. V. SAN SEBASTIÁN.

La Asociación Protectora de Animales y Plantas de Gipuzkoa está pendiente de un juicio desde el año 2014, cuando la Fiscalía de Medio Ambiente de San Sebastián solicitó al Juzgado de Instrucción número 2 de Donostia que investigara presuntas prácticas ilícitas en la actividad desarrollada por dos veterinarios en las instalaciones, a quienes se les acusa, entre otras cuestiones, de «eutanasia y sacrificio de animales fuera de los criterios veterinarios previstos».

Próximamente el abogado de la asociación remitirá un escrito y estiman que el juicio pueda celebrarse en un plazo de un año o año y medio, «pero son suposiciones, porque aún no hay fecha prevista», señala la subdirectora, Cristina Mintegi, quien aclara que los bebederos son desde hace veinte años autorrecargables y que «siempre» hay personal de la asociación en las instalaciones.

Remarca que «no vamos a decir nada al respecto», pero lamenta las múltiples críticas recibidas, sobre todo a través de las redes sociales, por parte de personas que «desconocen completamente el funcionamiento de la asociación. Y eso se nota porque nos han llegado a decir que los perros están solos, cuando hay turnos de trabajo y hay una persona que vive en las propias instalaciones», aclara.

Críticas «desde el sofá»

En la misma línea, Marisol Zubiaurre, miembro de la junta directiva, advierte de que van a empezar a interponer demandas contra quien calumnie al centro, «como ya he hecho con una persona que nos llamó estafadores y sinvergüenzas, sin ningún rigor, por redes sociales. Si en vez de criticar, la gente ayudara se podría hacer mucho más», propone. Y pone como ejemplo abonar un hotel para perros en aquellas temporadas en las que el espacio de las instalaciones de la protectora esté más abarrotado «y a medida que se vayan dando en adopción, retornarlos».

La falta de espacio era y es un problema al que la asociación se enfrenta año tras año. «Hay tanto perro que se pelea... Alguna vez ha pasado que llegas por la mañana y te encuentras la jaula llena de sangre. La gente dice que no hay que aplicar la eutanasia, pero entonces, ¿qué hacemos? ¿Dejamos que se vayan matando entre ellos? ¿Metemos en una jaula llena otro perro mayor y vulnerable para que vayan a por él? El caso es criticar, eso sí, desde el sofá de casa», denuncian Mintegi y Zubiaurre.

Fotos

Vídeos