Familiares de la eibarresa hallada en Castro se someterán a pruebas de ADN

Familiares de la eibarresa hallada en Castro se someterán a pruebas de ADN

El delegado del Gobierno en Cantabria explicó ayer que, a la espera de lo que diga la investigación, el cuerpo no presenta ningún signo de violencia

D. MARTÍNEZ SANTANDER.

Los investigadores de la Guardia Civil de Cantabria siguen trabajando en el caso del cuerpo hallado el lunes dentro de un trastero del edificio La Sirena, en Castro Urdiales. Aunque este periódico ya avanzó ayer que la fallecida es una vecina de la urbanización, Amaia G. G., de 53 años y natural Eibar que estaba desaparecida desde hace tres años, según señalaron fuentes familiares, por el momento la Policía Judicial prefiere esperar a los resultados de la muestra de ADN, que serán realizados en los próximos días en Madrid. En concreto, afirmaron que la mujer tenía encima su documentación. Las muestras obtenidas del cadáver de la víctima serán cotejadas con familiares suyos que residen en Eibar.

Por el momento, los agentes tan solo confirman que el cadáver corresponde a una mujer que habría muerto por causas naturales. Sobre este asuntó habló ayer el delegado del Gobierno en Cantabria, Samuel Ruiz, quien, precisó que se está procediendo a la identificación del cuerpo por parte de la Policía Científica de la Guardia Civil. Ruiz señaló que existen diligencias judiciales abiertas y por ello no puede «decir mucho más». «Aunque ahora mismo todavía no hay datos al respecto, todo parece indicar, en base a las observaciones oculares, que ha sido una muerte por causas naturales, si pero eso habrá que investigarlo».

Más de un año muerta

El cadáver, que por las condiciones del lugar quedó momificado, fue localizado en la tarde del lunes por el conserje del edificio, que estaba fregando en el sótano -1. Según las primeras estimaciones, el fallecimiento de esta persona, que sufría trastornos psiquiátricos, podría haberse producido «hace más de un año», dado el estado del cuerpo.

Estaba previsto que la familia de la fallecida visitara ayer Santander para identificar el cuerpo en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla. La Policía Judicial se ha hecho cargo de la investigación, en la que trabaja también el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número Uno de Castro Urdiales. El hecho de que esté momificado implica una mejor conservación de los tejidos, lo que puede servir para determinar si murió en circunstancias violentas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos