Fallece el transportista herido tras el choque entre dos camiones en Soraluze

Una grúa retira las planchas que quedaron esparcidas por la carretera. / UNANUE
Una grúa retira las planchas que quedaron esparcidas por la carretera. / UNANUE

La autovía del Urumea registró ayer el segundo cierre en veinticuatro horas tras perder un camión parte de la carga que transportaba

J. PEÑALBA SAN SEBASTIÁN.

El conductor de uno de los camiones que el viernes de la semana pasada resultó herido de gravedad en un accidente en Soraluze falleció ayer en el Hospital de Cruces, donde permanecía ingresado. La víctima era Felitxo A. M., de 43 años, vecino de Ermua. Con esta muerte son ya diecinueve las personas que han perdido la vida en lo que va de año en las carreteras de Gipuzkoa.

Felitxo A. M. ingresó en estado muy grave en el centro sanitario vizcaíno, donde permaneció en coma inducido hasta su fallecimiento. Su familia -la víctima estaba casado y tenía dos hijos- y allegados le despedirán esta tarde, en un acto cívico que tendrá lugar en la plaza 8 de Marzo de la localidad.

El siniestro mortal tuvo lugar a las 15.20 horas del viernes día 6, en el kilómetro 145 de la autopista, a unos seiscientos metros de la salida del túnel de Eitza. Era un tramo que permanecía en obras y donde se había habilitado un 'baypass', de manera que las dos direcciones se desarrollaban por los carriles del sentido Donostia.

El estrechamiento de la vía, unido a otros factores que la Unidad de Tráfico de la Ertzaintza investigó, provocaron la colisión frontal de los dos camiones, uno de la empresa Arrate S.A. y otro de Amezaga. Efectivos de los parques de bomberos de Zubillaga y Eibar se desplazaron al lugar para desencarcelar a Felitxo A.M., que había quedado atrapado en la cabina de su vehículo. Las labores de salvamento se prolongaron dada la complejidad de la situación, ya que el chófer permanecía sujeto por los hierros de la cabeza tractora.

Miembros de asistencia sanitaria desplazados al lugar prestaron al conductor las primeras atenciones. No obstante, debido a su estado, se solicitó la presencia de un helicóptero de Osakidetza que evacuó al herido al Hospital de Cruces. El conductor del otro camión sufrió lesiones de menor consideración y fue trasladado al Hospital de Mendaro.

Con la muerte del transportista vizcaíno son diecinueve las personas que este año han fallecido en siniestros ocurridos en la red viaria guipuzcoana. De total de accidentes, el más grave sucedió en marzo, en el alto de Azkarate, donde murieron tres personas. Un mes antes, otra colisión entre un turismo ocupado por seis jóvenes, que circulaba en dirección contraria y una ambulancia que trasladaba a pacientes a una sesión de diálisis, se saldó con dos fallecidos, ambos ocupantes del turismo. Las víctimas fueron una joven brasileña y un chico marroquí.

Nuevo cierre en la A-15

Por otro lado, la autovía del Urumea (A-15) registró ayer el segundo cierre de carretera en veinticuatro horas. Si el jueves fue el incendio de un camión que transportaba grandes sacas de cal vida el que obligó a cortar durante cuatro horas los dos carriles del sentido a Irun, ayer fue la pérdida de carga de un camión, compuesta por planchas de hormigón, la que motivó el corte de la circulación, esta vez durante tres horas y media.

El siniestro ocurrió en torno a las 6.30 horas, cuando un camión de la marca Renault 420 perdió la carga al inicio de una curva existente al tomar la desviación de la N-1 a la A-15. Parte del material que llevaba quedó desperdigado tanto por la calzada como fuera del arcén. Al lugar se desplazó una grúa que retiró las planchas. Estas labores finalizaron en torno a las diez de la mañana.

Durante las tres horas y media que duró el corte no se formaron retenciones, ya que el flujo circulatorio fue desviado por la N-1. Además, la densidad fue ayer inferior a la de una jornada laboral normal como consecuencia del puente.

Fotos

Vídeos