Fallece un trabajador al quedar atrapado en una máquina en Azpeitia

Empresa donde murió ayer el vecino de Azpeitia. / AIZPURU
Empresa donde murió ayer el vecino de Azpeitia. / AIZPURU

Iñigo Etxaniz, de 51 años y natural de Azkoitia, murió ayer en la empresa Astigarraga Kit Line, la segunda víctima de la jornada tras fallecer otro empleado en Bedia

A. ALDAZ SAN SEBASTIÁN.

Jornada de luto y de denuncia tras la muerte ayer de dos trabajadores en su lugar de trabajo, en sendos accidentes laborales ocurridos en Bedia (Bizkaia) y Azpeitia. En un espacio de poco más de dos horas, la trágica lista de la siniestralidad laboral sumó dos nombres más hasta elevarse a 34 las víctimas en el trabajo en lo que va de año, según las cifras recogidas por LAB, que contabiliza los fallecidos en Euskadi y Navarra.

La última víctima es Iñigo Etxaniz Epelde. Tenía 51 años y era natural de Azkoitia, aunque residía en Azpeitia. Trabajaba en una empresa de la localidad de Urola Medio, Astigarraga Kit Line, situada en Urrestilla, donde ayer perdió la vida, al parecer al quedarse enganchado en una máquina, sin que los sanitarios desplazados al lugar pudieran hacer nada por salvar su vida.

El accidente laboral ocurrió sobre las 14.50 horas, indicó el Departamento de Seguridad, en la citada empresa, que se dedica a la fabricación de muebles de madera y en la que están empleados una treintena de trabajadores. Ayer, minutos después del siniestro y ya fuera de la planta, sus rostros desencajados expresaban el dolor y la rabia por la pérdida de un compañero en su puesto de trabajo. El Ayuntamiento de Azpeitia mostró su pésame y su solidaridad. «Es un golpe muy duro», lamentó el Consistorio en un comunicado en el que también reclamó «tanto a la empresa como a Osalan que se investiguen las circunstancias y se esclarezca cuanto antes lo ocurrido», al tiempo que exigió que se tomen «las medidas para garantizar la seguridad en todas las empresas para que esto no vuelva a ocurrir». En la comarca, en lo que va de año hay que lamentar otros dos accidentes laborales mortales. En febrero, un mutrikuarra murió tras caer de una escalera en la empresa Ibarmia de Azkoitia. Y en mayo, un vecino de Eibar moría en la empresa Erlo Group del mismo municipio.

Las Juntas Generales de Gipuzkoa pusieron de manifiesto que «los accidentes laborales hay que evitarlos cueste lo que cueste y por encima de todo, ya que la seguridad laboral ha de ser una prioridad en cualquier tipo de trabajo».

«Tenemos claro que los accidentes no son puntuales ni casualidad, responden a un modelo, un problema estructural de relaciones laborales, en el que la salud y la vida de los trabajadores está en peligro», denunció LAB en una nota de prensa en la que también exigió al Gobierno Vasco que «adopte medidas e implante las condiciones necesarias» para evitarlos y a la judicatura que «aclare las responsabilidades de los culpables de estos accidentes».

ELA, por su parte, denunció el incremento de la siniestralidad que «sigue siendo un problema laboral y social de primer orden, pero que las administraciones, más preocupadas en las estadísticas, siguen sin abordar». La central también reprochó a las empresas que están «más preocupadas en mejorar la productividad e incrementar los ritmos de trabajo que en mejorar la seguridad y la salud de los trabajadores».

Sindicatos e instituciones extendieron su apoyo y solidaridad a la familia y compañeros del trabajador fallecido en Bedia. La víctima es un empleado de 44 años que se encontraba en su puesto de trabajo en la empresa Forjas Unidas Vascas, ubicada en el citado municipio vizcaíno cuando sufrió un siniestro que le produjo un traumatismo craneal irreversible.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos