La Policía investiga si la muerte del motorista en Donostia se debió a una indisposición o a un exceso de velocidad

En este lugar del paseo Otxoki se produjo el accidente mortal./MICHELENA
En este lugar del paseo Otxoki se produjo el accidente mortal. / MICHELENA

El fallecido residía en el barrio de Intxaurrondo y el siniestro se produjo muy cerca de su casa

JAVIER PEÑALBASAN SEBASTIÁN.

Un hombre de 50 años falleció ayer en un accidente de moto ocurrido a primera hora de la tarde en Donostia. La víctima, domiciliada en la capital guipuzcoana, sufrió una salida de calzada e invadió el carril contrario antes de colisionar contra una furgoneta y otra motocicleta, cuyo piloto resultó también herido. La Guardia Municipal investiga si el siniestro se produjo como consecuencia de un exceso de velocidad o, por el contrario, el fallecido sufrió una repentina indisposición que le llevó a perder el control del su vehículo.

El siniestro, según fuentes del Ayuntamiento donostiarra, tuvo lugar, a las tres y media de la tarde, en el paseo de Otxoki, en el barrio donostiarra de Intxaurrondo. La motocicleta que conducía la víctima, una Yamaha FJR de 1.200 centímetros cúbicos, circulaba desde la rotonda de Garbera en dirección a la glorieta de Beharko. En circunstancias que la Unidad de Atestados de la Guardia donostiarra trata de esclarecer, el vehículo sufrió un salida de calzada, invadió la mediana y se estrelló en primer lugar contra un turismo Opel Zafira y a continuación contra una motocicleta 'scooter' de la marca Suzuki y modelo Burman que circulaba por los carriles del sentido contrario.

El conductor de la Yamaha quedó inconsciente en el suelo. Al lugar acudieron sanitarios de una unidad medicalizada que le practicaron las maniobras de reanimación habituales en estos casos. Sin embargo, los esfuerzos de las asistencias no dieron el resultado deseado y el motorista falleció en el mismo punto del siniestro.

Por su parte, el conductor de la otra moto sufrió lesiones de menor consideración y fue evacuado en una ambulancia al Hospital Universitario Donostia, «aunque su vida no corría peligro», afirmaron las fuentes citadas. El chófer del automóvil involucrado en el siniestro resultó ileso.

El cuerpo sin vida del motorista fue trasladado en un furgón funerario al Instituto de Medicina Legal de Donostia, donde hoy a primera hora se le practicará la autopsia.

El fallecido se llamaba Hilario A.T. y residía en el barrio de Intxaurrondo. Había sido mecánico de vehículos a motor si bien hace algún tiempo que dejó de ejercer su profesión por motivos relacionados con su estado de salud. Allegados de la víctima indicaron que en la actualidad solía llevar vehículos de personas conocidas a pasar la ITV. El siniestro se produjo muy cerca de su casa.

Miembros de la Guardia donostiarra se personaron en el lugar y llevaron a cabo la primera recogida de datos para confeccionar el atestado que será remitido a la autoridad judicial. Según las primera hipótesis, la moto podría circular a una velocidad superior a la permitida en dicho tramo. No obstante, tampoco se descarta que Hilario A.T. hubiese sufrido alguna indisposición repentina derivada de los problemas coronarios que había sufrido. Testigos indicaron que sobre el asfalto no había señales de frenada, lo que avalaría la hipótesis de que pudo sufrir una dolencia imprevista. En este sentido, será la autopsia la que aporte luz sobre el particular.

Sexto motorista

Con la muerte de Hilario son dos los donostiarras que este año han perdido la vida en accidentes de moto en Donostia y seis los fallecidos en el conjunto de Gipuzkoa.

El 11 de julio, el donostiarra Fernando Nin, de 45 años, sufrió una caída en el paseo de los Fueros de San Sebastián. Al igual que sucedió ayer, la víctima sufrió lesiones de carácter muy grave y murió en el mismo escenario del suceso.

Pero la trágica relación de motoristas fallecidos arrancó varios meses antes. El 16 de febrero, un varón de 38 años murió tras sufrir un siniestro en la carretera GI-627 a su paso por el barrio Osintxu de Bergara. El suceso ocurrió a las siete y media de la mañana, cuando una motocicleta, de la marca BMW R1200, que circulaba sentido Eibar, colisionó frontalmente con un camión Mercedes Benz.

El 21 de abril, el conductor de una moto de monte murió tras sufrir un siniestro en un paraje del término municipal de Anoeta. La víctima tenía 24 años y estaba domiciliada en Alkiza.

El 18 de mayo, otro motorista, de 60 años y vecino de Eibar perdió la vida en una recta a la altura del convento Sasiola en Deba. El conductor se salió de la calzada cuando circulaba con su moto, una Vespa Piaggio, en dirección hacia Deba.

El mes de julio, la víctima fue una mujer de 60 años que viajaba de acompañante en una 'scooter' en Elduain.

Al mismo tiempo, con el fallecimiento de Hilario A.T. el número de víctimas mortales este año en la red viaria de Gipuzkoa se eleva a 21. A ellos hay que añadir los once guipuzcoanos que han muerto en siniestros ocurridos fuera del territorio. El último fue el hondarribiarra Xabier Garmendia, que murió en el estado de Baja California, en México, donde trabajaba.

LA CIFRA

6 motoristas
han perdido la vida en accidentes en la red viaria de Gipuzkoa. Dos de los siniestros han tenido lugar en Donostia. Además, con el fallecimiento de ayer, el número de personas muertas en el territorio en accidentes de tráfico se eleva a 21.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos