Un exconcejal del PP de Zarautz y un ingeniero de Ordizia se ordenan diáconos en Donostia

Ceremonia presidida por el obispo de San Sebastián. / MICHELENA

La ceremonia, presidida por el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, se ha celebrado este domingo en la Catedral del Buen Pastor

DV

Los guipuzcoanos Rafael Olaizola, de Zarautz, y Juan Pablo Aroztegui, de Ordizia, se ordenaron este domingo diáconos –paso previo a convertirse en sacerdote– en una ceremonia presidida por el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, en la Catedral del Buen Pastor.

Olaizola, de 51 años, dejó todo en 2012 para ingresar en el seminario y ser sacerdote. Atrás quedaron sus cuatro legislaturas como representante del Partido Popular en Zarautz y su labor en Administración de Empresas en KSB Itur. Tras comenzar con 13 años como recadista en una tienda de ultramarinos, repartidor de periódicos, obtuvo el título de técnico en electricidad. Colaboró con el Club Deportivo Zarautz durante dos décadas, llegando a ser presidente durante cinco años. Pero en 2012, ingresó en el instituto superior de Ciencias Religiosas ‘San Francisco Javier’ de Pamplona en convivencia directa con seminaristas de las diócesis de San Sebastián y Pamplona para «prepararme para servir a la iglesia, y por ende a los demás, a través del apostolado», expone.

Una pregunta «simple»

En el caso del ordiziarra Juan Pablo Aroztegui, de 34 años e Ingeniero Industrial de profesión, la llamada le llegó por una pregunta que le realizó un amigo agnóstico sobre su fe, una pregunta «simple» que le removió y le hizo reflexionar. Así, pasó de estar trabajando en una empresa de software libre en Pamplona y de tener intención de formar una familia en un futuro a «sentir la llamada de Jesús para ser su testigo a través del sacerdocio». Durante seis años ha sido seminarista en Pamplona y Roma y afirma que inicia esta etapa «con mucha ilusión por colaborar con la iglesia en Gipuzkoa».

Fotos

Vídeos