Barrena: «Este año ya hemos evacuado a más de cien bañistas a centros de salud»

Juan Ramón Barrena ayer en la playa de la Zurriola de San Sebastián, durante una de las treguas que dio el mal tiempo. / MICHELENA
Juan Ramón Barrena, director de Salud y Socorro de la Cruz Roja en Gipuzkoa

El responsable de la Cruz Roja considera que si no existieran socorristas en las playas sería un «caos» y aumentarían mucho las incidencias

IGNACIO VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

Juan Ramón Barrena (Oñati, 1965) es director de Salud y Socorro de la Cruz Roja en Gipuzkoa. Incide principalmente en el «respeto» a las banderas de las playas para intentar minimizar los rescates practicados por sus socorristas. Entre junio y julio en Gipuzkoa se han realizado 172 rescates, 120 más que el año pasado en el mismo periodo.

-¿Qué valoración hace de las cifras a mitad de la temporada de playas?

-El verano está siendo tranquilo en comparación con el de 2016. Por un lado han aumentado los rescates pero han descendido las asistencias sanitarias un 15%. Pudiera parecer que ambos datos son incompatibles pero tiene su explicación. Como ha hecho peor tiempo ha habido menos afluencia a las playas, por lo que las asistencias bajan. Pero ha coincidido que los días de tiempo excelente ha habido muy mala mar, y es en esas jornadas cuando se han producido el grueso de los rescates, entre otras cosas porque la gente tenía 'hambre' de playa y no quería perdonar el baño.

-¿Esos rescates se han concentrado en algunas playas?

-Sí, principalmente en la 'triple z', Zurriola, Zarautz y Zumaia (Itzurrun), que tradicionalmente son las playas en las que más actividad tenemos. Pero quiero aclarar que todos los arenales son peligrosos si no se respetan las normas ni se extreman las precauciones. Para disfrutar de la playa es necesario el respeto a las normas, al igual que si conduces no te saltas un semáforo en rojo, ¿por qué bañarse en la playa con una bandera de ese color?

-¿Los socorristas tienen potestad para prohibir el baño cuando hay bandera roja?

-No, podemos recomendar pero no somos policías y, por tanto, no tenemos competencia para sancionar a nadie. Si no se nos hace caso recurrimos a la Policía Municipal. Si alguien actúa de manera irresponsable no solo se pone en peligro él mismo sino que nos pone en riesgo a nosotros también porque nos vamos a meter a ayudarle. Así que yo apelaría más al sentido común de los bañistas. Si respetamos las banderas, las incidencias en asistencias sanitarias y en rescates disminuyen de manera exponencial.

-¿Quién decide el color de la bandera que se pone en cada arenal?

-El jefe de playa, que suele ser uno de los propios vigilantes, normalmente el que tiene más experiencia y que conoce la playa al dedillo.

-¿El elevado número de vigilantes (170 en Gipuzkoa) contribuye a que haya menos incidencias?

-Sin ninguna duda. De hecho, en los periodos en los que las playas están con esa cobertura sanitaria las incidencias bajan muchísimo. Si no hubiera socorristas sería un caos, un desastre. Este año hemos evacuado ya a más de 100 personas a centros de salud, sin ir más lejos.

«Si cuando conduces no te saltas un semáforo en rojo, ¿por qué bañarte con bandera de ese color?»

«Por ahora no ha habido víctimas mortales en las playas pero no podemos bajar la guardia nunca»

-¿Los socorristas que vigilan las playas más complicadas están, si cabe, mejor preparados?

-Todos tienen una formación y una preparación física de primera, pero sí que es cierto que en estas playas colocamos a gente curtida y con mucha experiencia. No nos vale el socorrista que nada muy bien pero que no tiene conocimientos de primeros auxilios, y viceversa.

-Además de los problemas que origina el mar, ¿también el sol puede ser peligroso por golpes de calor, lipotimias, etc?

-Sí, de hecho por eso hemos activado una campaña que se llama 'Este verano quiérete mucho' en la que se recomienda proteger la piel, usar gafas de sol, hidratarse bien, evitar esfuerzos físicos en las horas de más calor o permanecer atento a posibles signos de insolación.

-¿Y qué hacen los vigilantes en los días de lluvia como los que estamos teniendo últimamente?

-Lo mismo que un día de sol. Uno puede estar en la torreta visualizando el espejo del agua, otro puede estar haciendo de 'papas' que decimos nosotros (paseando por la orilla), luego solemos poner una pareja vigilando las banderas rojas o amarillas y otros socorristas están en una moto de agua o en un embarcación haciendo la cobertura. En definitiva, no están de brazos cruzados.

-En lo que va de temporada no ha habido que lamentar defunciones.

-De momento no, pero eso no quiere decir nada porque siempre tenemos que estar preparados para lo peor aunque deseando que pase lo mejor. Nunca podemos bajar la guardia. Estos días que estamos teniendo, en los que llueve y de repente sale el sol, son los más peligrosos porque el mar suele estar picado, pero como la gente tiene ganas de aprovechar, se mete sin importarle las consecuencias.

-Entonces, ¿la palabra clave es prevención?

-Sí, prevención y respeto a las normas, en el orden que se quiera pero esas palabras son claves para pasar un buen día de playa.

Fotos

Vídeos