Euskadi tendrá su Ley de Puertos tras superar el último escollo en el Parlamento

El puerto de Donostia se gestiona por EKP, que también se encarga de otros once puertos en Euskadi./ARIZMENDI
El puerto de Donostia se gestiona por EKP, que también se encarga de otros once puertos en Euskadi. / ARIZMENDI

La nueva normativa permitirá al Gobierno Vasco regular toda la gestión del dominio portuario que ahora se rige por la norma estatal, salvo Bilbao y Pasaia

AIENDE S. JIMÉNEZSAN SEBASTIÁN.

Euskadi contará con una Ley de Puertos propia. Tras un primer intento en la pasada legislatura en el que toda la oposición rechazó el texto presentado por el anterior Ejecutivo de Urkullu, el nuevo Gobierno formado por PNV y PSE ha vuelto a la carga con el proyecto de Ley de Puertos y de transporte marítimo del País Vasco, que seguirá su curso administrativo después de que la enmienda a la totalidad presentada por EH Bildu no obtuviera ayer los apoyos suficientes en su debate en el pleno del Parlamento Vasco. El objetivo que se persigue con la aprobación de esta nueva ley es que Euskadi cuente con una normativa propia para la gestión de su actividad portuaria, que actualmente se rige por la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante, y que limita las competencias del Ejecutivo vasco, por ejemplo en la aplicación de sanciones.

El proyecto afecta a los 15 puertos de Euskadi cuya titularidad reside en el Gobierno Vasco: Hondarribia, Donostia, Orio, Getaria, Zumaia, Deba, Mutriku, Ondarroa, Lekeitio, Ea, Elantxobe, Mundaka, Bermeo, Armintza y Plentzia. Los puertos de Bilbao y Pasaia son de titularidad estatal, por lo que no se verán afectados por la futura normativa autonómica.

El proyecto de Ley

Nuevo texto
No se crea Kaiak, que gestionaría todos los puertos vascos, y convierte a EKP en ente público de derecho privado.
Puertos
Afecta a Hondarribia, Donostia, Orio, Getaria, Zumaia, Deba, Mutriku, Ondarroa, Lekeitio, Ea, Elantxobe, Mundaka, Bermeo, Armintza y Plentzia.
Gestión
Los pesqueros y comerciales dependerán del Gobierno Vasco, y los deportivos de EKP.

La principal diferencia que presenta el nuevo texto acordado por la coalición al frente del Gobierno Vasco respecto a la primera propuesta es una enmienda en la que se elimina la creación de un ente público de derecho privado, denominado Kaiak, que se encargaría de la gestión de todas las instalaciones portuarias de titularidad vasca en un único modelo. Fue este punto el que provocó el rechazo unánime de la oposición el año pasado, al considerar que esa nueva figura jurídica podía abrir las puertas a futuras privatizaciones.

El proyecto de ley debatido ayer en la Cámara vasca contempla que la gestión de los puertos del País Vasco recaiga como hasta ahora en la dirección de Infraestructuras del Transporte del Gobierno Vasco, que se encargaría de aquellos destinados al uso pesquero y al comercial, y en la sociedad pública Euskadiko Kirol Portuak (EKP), de la que dependen todos los destinados al uso recreativo o deportivo. No obstante, el texto propone acometer una modificación jurídica y que EKP pase a ser un ente público de derecho privado.

Euskadiko Kirol Portuak pasará de ser una sociedad pública a un ente público de derecho privado

EH Bildu y Podemos rechazan el proyecto porque creen que «abre el camino» a la privatización

Este cambio no tendrá repercusión para el usuario, aunque sí implicará novedades en la gestión de EKP, que contará con «plenas potestades administrativas», tal y como explica Edurne Egaña, la directora de la actual sociedad. «Actualmente tenemos muchas limitaciones, especialmente en la liquidación y recaudación de las tasas, que siguen un proceso burocrático complejo que ralentiza nuestro sistema de trabajo. Con esta modificación el resultado es el mismo, pero es un matiz que nos permite tener una mayor eficacia», asegura Egaña.

La nueva ley pretende además conseguir una homogeneización en la gestión de todos los puertos del País Vasco. Un proceso que se lleva realizando «desde la creación de EKP en el año 2000, aunque aún quedan algunas excepciones», reconoce la directora de la sociedad.

Homogenizar la gestión

Euskal Kirol Portuak gestiona actualmente los puertos de Hondarribia, Donostia, Orio, Getaria, Deba, Mutriku, Mundaka, Bermeo, Plentzia y Armintza. El puerto deportivo de Zumaia es una excepción que desde hace años se gestiona de forma privada, aunque el proyecto de ley recoge explícitamente la intención de iniciar un proceso por el que este pase a formar parte de EKP. El mismo camino que seguirán los de Ondarroa, Lekeitio y Elantxobe, que tampoco funcionan bajo su dirección. El Gobierno Vasco plantea asimismo la implantación de consejos municipales en cada puerto, que serían únicamente de carácter consultivo, con los que se pretende «conocer más de cerca las necesidades de cada municipio».

El proyecto de ley salió ayer adelante a pesar del rechazo de EH Bildu y de Elkarrekin Podemos, quienes se oponen al mismo al considerar que el cambio de régimen jurídico de EKP «abre el camino» a la privatización de la gestión de los puertos deportivos. La consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, contestó al respecto que esta modificación «permitirá una gestión mucho más garantista» y «de mayor coherencia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos