Euskadi afronta el 8 de marzo la primera convocatoria de huelga feminista

El color morado volverá a teñir el 8 de marzo./LOBO ALTUNA
El color morado volverá a teñir el 8 de marzo. / LOBO ALTUNA

Colectivos y sindicatos se adhieren a un paro sobre el que no han acordado la duración y que se prevé plagado de gestos simbólicos

ANA VOZMEDIANOSAN SEBASTIÁN.

Es un acontecimiento inédito en el País Vasco, en España y en numerosos países de todo el mundo. Las mujeres están convocadas por colectivos feministas a conmemorar el 8 de marzo con una iniciativa que va más allá de concentraciones. Nada menos que una huelga general. A los 200 colectivos de este tipo que se han adherido a esta iniciativa se han sumado también los sindicatos, que no se han puesto de acuerdo sobre la duración de los paros reivindicativos.

El PP y el PNV no apoyan la iniciativa, pero sí EH Bildu, Podemos y el PSE, que ya han anunciado que no acudirán a la sesión del Parlamento Vasco de ese día. ELA, LAB, ESK y Steilas abogan por cuatro horas de paro, de 11.00 a 15.00 horas en el turno de mañana y de 18.00 a 22.00 en el de tarde. UGT y CCOO se adhieren a las dos horas que se proponen para todo el Estado, de 11.30 a 13.30 y de 16.00 a 18.00, siempre en función de los turnos.

La clave

4
horas de paro. Es lo que plantean los sindicatos de ideología nacionalista, frente a las 2 horas que proponen CC OO y UGT.
413. 000 mujeres están llamadas a la huelga, 141.000 de ellas, trabajadoras de la Administración Pública.
Origen de la huelga
Está inspirada en el paro que hicieron las mujeres islandesas en 1975.
Concentración en Donostia
Se celebrará a las 19.00 horas en el Boulevard.

La CGT y CNT apoyan la huelga de todo el día, que es la convocatoria oficial de los colectivos feministas, auténticos protagonistas de la iniciativa de reivindicación.

Distintas fórmulas

El Movimiento Feminista de Euskal Herria, en cualquier caso, envió un comunicado en el que aclara que la protesta puede ser muy diversa, más allá de que aboguen porque dure 24 horas. «No creemos que haya una forma unánime de hacer huelga. Somos conscientes de que no todas las mujeres podrán sumarse físicamente a las reivindicaciones callejeras», afirman.

Por eso llaman a participar en esta protesta universal, que en Euskadi afecta a más de 413.000 asalariadas con siete gestos y símbolos: asistir a los paros laborales y estudiantiles; asistir a las movilizaciones de pueblos o ciudades; colgar un delantal en el balcón, que es el símbolo de la huelga, para visibilizar los trabajos de cuidados; ponerse un brazalete morado allá donde estés; no consumir en grandes empresas durante todo el día por ser el símbolo de la explotación de los trabajadores; dejar de asumir las tareas domésticas y de cuidado, sin delegarlas en otras mujeres, y difundir la huelga.

Es lo que rezan los carteles del Movimiento vasco que se han colocado en las distintas localidades vascas y que muestran de forma gráfica cómo sumarse a esta huelga, cuyo objetivo final es paralizar toda actividad para demostrar el peso que tiene el papel de la mujer, tanto en el ámbito privado como en el laboral.

En Donostia la concentración será a las 19.00 en el Boulevard; a las 19.30 horas tendrá lugar en Bilbao, en la plaza de Arriaga, y será a las 20.00 horas cuando se celebre en la plaza de San Anton de Gazteiz.

Las tres capitales vascas se sumarán a un movimiento que el año pasado iniciaron países como Polonia o Argentina que, a su vez, tenía su inspiración en el 24 de octubre de 1975. En aquella fecha, Islandia se paralizó porque el 90% de las mujeres decidieron salir a la calle para manifestarse por la igualdad de los sexos. Cinco años más tarde, una mujer, Vigcis Finnbogadotirr, se convirtió en la primera jefa de Estado elegida democráticamente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos