El esquí compite con las reservas previstas para el puente festivo

A. S. J. SAN SEBASTIÁN.

El temporal ha castigado especialmente el interior de Gipuzkoa. La nieve continuó ayer cayendo con intensidad espesando aún más la capa que ya habían dejado las nevadas del viernes. En zonas como Legazpi, Legorreta, Zumarraga o Beasain el paisaje se tiñó de blanco. Circunstancia que los vecinos no quisieron desaprovechar para acercarse a los puntos más altos para pasar el día, para goce de los más pequeños. Trineos, muñecos de nieve, guerras de bolas... Juegos que este año se han adelantado en el calendario.

Aunque las previsiones venían avisando del temporal, las falsas alarmas de otras ocasiones habían hecho bajar la guardia a los guipuzcoanos. En la casa rural Pagorriaga, situada en Beasain, Ainhoa Garmendia aseguraba que «no lo esperábamos, porque siempre dicen que va a caer y luego no es para tanto». La nieve ha cubierto los terrenos que rodean a la casa, y los animales que pastan en ellos se las arreglan para poder buscar comida en la nieve, «que casi ha alcanzado el medio metro de espesor». Ainhoa asegura sin embargo que «habíamos guardado comida desde el verano por si acaso, tenemos leña y el congelador lleno».

El acceso hasta la casa está cubierto de nieve y hielo, por lo que permanecerán metidos en casa al menos hasta mañana. «No hemos llamado al quitanieves porque no necesitamos bajar. Ahora toca estar junto al fuego con un libro y listo», señala Ainhoa. A quienes sí tuvieron que avisar fue a los inquilinos que ayer debían llegar a la casa para pasar el fin de semana. «Venían desde Bilbao y Gasteiz, pero es un peligro, así que les hemos llamado para cancelar la reserva», afirma.

Sin comidas

En la casa casa rural Bartzelona de Legorreta se quedaron sin dar algunas comidas que tenían reservadas. «La gente no ha venido, y es normal, porque es un kilómetro de subida que da respeto», reconocía Amaia Olano, que contaba que «el cocinero ha tenido que pasar la noche aquí porque al intentar bajar tuvo un accidente con el coche».

En Arrieta Handi, en Zegama, María Luisa Marín tiene todo listo para los huéspedes que tienen reservas para el puente de la próxima semana. «Esperemos que con la nieve no prefieran irse a esquiar y cancelen las reservas», dice. Un temor que se extiende en el resto de los alojamientos del territorio, donde esperan que el inicio adelantado de la temporada de esquí no afecte a la ocupación durante los días festivos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos