A la espera del llenazo de última hora

Los turistas ya han comenzado a llegar, aunque se estima que será mañana cuando se desplace la mayoría de visitantes./ARIZMENDI
Los turistas ya han comenzado a llegar, aunque se estima que será mañana cuando se desplace la mayoría de visitantes. / ARIZMENDI

El éxito del puente lo determinarán las reservas y cancelaciones que se produzcan al final de la semana. Euskadi se sitúa tras Canarias como la comunidad autónoma con mayor índice de ocupación, que rondará el 80% de media

ESTRELLA VALLEJOSAN SEBASTIÁN.

Muchos trabajadores estrategas se darían cuenta hace tiempo de que el puente de diciembre de este año permite hacer carambola. Utilizando un único día de vacaciones, el calendario de 2017 recompensa con cinco para desconectar. Aunque en caso de no disponer de ese día, la opción de 'fin de semana largo' -de viernes a domingo- está garantizada para ir haciendo una aproximación a los festejos y compras navideñas o si se tercia, incluso alguna escapada.

La apertura de las estaciones de esquí para esta semana ha hecho que los hoteleros guipuzcoanos miren de reojo el tiempo que viene para los próximos días por ser el factor que determinará si el balance entre las reservas y las cancelaciones de última hora permiten mejorar los índices de ocupación e incluso llegar a colgar el cartel de completo. Las previsiones a nivel estatal ya aventuran que Euskadi será tras Canarias la comunidad que mayor número de pernoctaciones registrará -80%-, y eso pese a que el mayor índice de reservas coincida con las jornadas en las que peor tiempo anuncian desde las agencias meteorológicas.

Según explica Paul Liceaga, portavoz de la Asociación de Hoteles de Gipuzkoa, por lo general «no se dará una ocupación continuada». Las visitas al territorio se realizarán de forma fraccionada, bien al inicio del puente o bien aprovechando el final del mismo, aunque se aprecie una mayor presencia de visitantes a partir de mañana.

Tal como estima el director del hotel Silken Amara Plaza, Raúl Fernández, y que es compartido por la mayoría de sus compañeros hoteleros donostiarras, hoy será el día más flojo, un hecho que califica de «lógico» desde el punto de vista del ahorro. «Salgo el jueves temprano y así evito abonar otra noche», apunta. A expensas de que esas reservas y cancelaciones de última hora hagan fluctuar las cifras actuales, el sector hotelero de la capital guipuzcoana estima alcanzar el 80-85% para hoy y rondar casi el 100% a partir de mañana.

Saber qué destino elegirán aquellos que puedan desplazarse es la gran incógnita a la que se enfrentan los alojamientos turísticos, que compiten además por absorber ese 15% de turistas que ha rehusado desplazarse a Barcelona por la crisis catalana, explica el secretario general de la Asociación de Hosteleros de Gipuzkoa, Kino Martínez, quien añade que «teniendo en cuenta que Gipuzkoa es un destino que compite con Barcelona, de algún modo nos beneficiará», asegura.

La hostelería guipuzcoana manifiesta que sus establecimientos asociados rondarán de media el 75% de ocupación, en base a una encuesta realizada a la que ha contestado el 45% de los mismos. Desde el punto de vista del número de noches que los turistas permanecerán en el territorio, la media también se acerca a las cuatro noches.

La ocupación de los agroturismos y casas rurales guipuzcoanas harán un efecto pirámide. Con un volumen de reservas del 68% previsto para hoy, la presencia de visitantes incrementará hasta un 79% mañana. Verán un repunte hasta el 85% el viernes, para volver a descender el sábado a un 73% de ocupación. La comarca del territorio que menor presencia de visitantes tendrá será el Bidasoa, que en su cota máxima alcanzará el 60%. En el lado opuesto se encuentra el Alto Urola, que desde hoy ya tiene toda su oferta cubierta.

En las viviendas destinadas a uso turístico, las cifras discurren en la misma dirección, aunque ligeramente mejoradas a lo largo de todo el puente. La ocupación que prevén tener en los pisos asociados a Aparture ronda el 95%, con una estancia media de 3,35 noches. En base a los registros de las reservas recibidas por parte del colectivo, su presidente, Asier Pereda concluye que la edad media del turista que llegará a la capital guipuzcoana y se hospedará en alguno de sus inmuebles es de 43 años y abonará un promedio de 160 euros por noche.

Entre extranjeros y estatales

Los registros realizados hasta la fecha en la asociación de viviendas para turistas tienen contemplado que el 97% de los visitantes que lleguen procederán de distintos puntos del Estado, mientras que únicamente el 3% serán extranjeros.

En el sector turístico tienen asumido que estos puentes dependen en buena medida del turista estatal, un perfil que, en contraposición, lleva los últimos meses en caída, afectando sobre todo al computo de entrada de viajeros en el resto de Gipuzkoa. Según los datos del Instituto vasco de Estadística, Eustat, han sido los extranjeros que llegaron a la capital los que permitieron cerrar el mes de octubre en positivo en Gipuzkoa. En el conjunto del territorio, la entrada de viajeros descendió un 1,6%, hasta los 103.627 visitantes, es decir, unos dos mil menos que el año anterior.

Por procedencia, fueron los extranjeros -47.885- los que contribuyeron a que la caída fuera menos pronunciada, ya que llegaron un 2,6% más que en octubre de 2016, mientras que los estatales se redujeron un 5%, lo que supone casi 3.000 turistas menos, pese a que los 55.742 que se decantaron por recorrer tierras guipuzcoanas, siga siendo buena cifra.

En cuanto a la distribución de los flujos de visitantes por el territorio, la zona que más percibió la caída de turistas fue la costa -al margen de la capital-, donde la entrada de viajeros cayó un 12,4%, hasta los 23.000 turistas, mientras que en el interior y en el área metropolitana, la llegada de visitantes se redujo un 2,6% hasta los 8.500, y un 2,9% hasta los 9.500, respectivamente.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos