La espera para el examen de conducir roza los 3 meses en vísperas de nuevos paros

Una alumna de la autoescuela Intensivo de San Sebastián se dispone a dar una clase práctica de conducir.
Una alumna de la autoescuela Intensivo de San Sebastián se dispone a dar una clase práctica de conducir. / SARA SANTOS

Los examinadores retoman los paros los lunes, martes y miércoles, y las autoescuelas de Gipuzkoa censuran que volverá a haber centenares de afectados

IGNACIO VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

«Al menos tres meses», ese es el tiempo que las autoescuelas guipuzcoanas estiman que puede pasar hasta que los alumnos que llevan ya un tiempo preparando la parte práctica del carné de conducir se puedan llegar a examinar. El motivo es que los examinadores de tráfico reinician pasado mañana los paros parciales convocados para todos los lunes, martes y miércoles del mes de septiembre, como ya hicieron durante junio y julio, y que dejaron a más de 1.200 alumnos del territorio sin poder examinarse del práctico.

Teniendo en cuenta que cada examinador evalúa a 13 alumnos al día en Gipuzkoa y que hay cuatro evaluadores (a los que se les suele sumar alguno itinerante procedente de Bizkaia), desde la Asociación de Autoescuelas de Gipuzkoa calculan que unos 65 alumnos se quedan sin realizar el examen práctico en cada jornada de huelga.

En septiembre habrá doce días de paro, por lo que el número de afectados se elevará en al menos 780 personas más. Una cifra que se vendrá a sumar «a los más de mil perjudicados durante los meses anteriores», puntualiza el presidente de la Asociación de Autoescuelas de Gipuzkoa, Josean Bengoetxea, quien considera que disolver ese «tapón» llevará al menos un trimestre. Por esa razón, urge a la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra) «a desconvocar cuanto antes la huelga».

Unos paros, aclara Bengoetxea, «que nada tienen que ver con las autoescuelas», ya que según relata el presidente de la Asociación Guipuzcoana de Autoescuelas «muchos alumnos nos vienen quejándose y preguntando cuándo vamos a desconvocar la huelga. ¡Pero si nosotros no tenemos nada que ver con ella y, como mucho, somos los más perjudicados, junto con los propios alumnos!», suspira Bengoetxea.

LA CIFRA 780 alumnos

no se podrán examinar durante el mes de septiembre en el territorio. Desde la Asociación de Autoescuelas de Gipuzkoa calculan que unos 65 personas no hacen el examen cada día de paro y, teniendo en cuenta que habrá 12, el número supera el millar de afectados.

Desde las autoescuelas guipuzcoanas entienden que esta situación «perjudica gravemente al aspirante al permiso de conducir, teniendo pagado mediante las tasas, un servicio que no recibe de la Administración». Junto con la petición de una rápida solución del conflicto, las autoescuelas reclaman alternativas como «un servicio privado de examinadores» o incluso, «la transferencia ya solicitada por el Gobierno Vasco al Ejecutivo central para gestionar todo lo relacionado con Tráfico, y poder así mantener un número suficiente y estable de examinadores que puedan dar un servicio eficiente a Gipuzkoa».

Iba a ser huelga indefinida

Esta nueva convocatoria de huelga parcial sustituye a la huelga indefinida que, en un principio, iba a producirse, igualmente, a partir del 4 de septiembre, solo que durante los cinco días laborables de la semana. Sin embargo, el colectivo de examinadores decidió «realizar un cambio en la estrategia de huelga» el pasado 23 de agosto, un día después de la reunión que mantuvo con la Dirección General de Tráfico (DGT), en la que no se llegó a ningún acuerdo sobre la situación, ni tampoco hubo puntos de encuentro en relación a establecer servicios mínimos.

Los paros en junio y julio dejaron 1.200 afectados y esa cifra puede aumentar ahora en casi 800 más

Esta nueva convocatoria sustituye a la huelga indefinida que estaba prevista en septiembre

El tapón en Gipuzkoa es más grande si cabe por el déficit de funcionarios del que adolece el territorio

El colectivo de examinadores afirmó entonces que se desconvocaba la huelga indefinida para no hacer «sufrir» a la ciudadanía y que se sustituía por nuevos paros parciales en septiembre «para dar tiempo a que se produzcan nuevas reuniones» con la DGT, organismo del que esperan propuestas para solucionar el conflicto.

El motivo por el que los examinadores se hallan en huelga es la petición de un incremento salarial de algo más de 200 euros al mes que, según aseguran, la DGT se comprometió en 2015 a hacer efectivo. La Dirección, en cambio, defiende que no es de su competencia este incremento económico y afirma que han trasladado la petición a Hacienda, órgano competente en dicha materia. Asimismo, los examinadores también exigen con estos paros la mejora de las condiciones laborales de su puesto, al haber un déficit en el número de funcionarios.

«Pocos en Gipuzkoa»

Un déficit de funcionarios a nivel estatal que, en el caso de Gipuzkoa, es aún más acusado, tal y como señala Alberto Aragón, gerente de la autoescuela donostiarra Aragón. «Hasta hace unos años había ocho examinadores y ahora hay solo cuatro porque no se han repuesto las plazas de quienes se han ido jubilando y la capacidad de trabajo, por tanto, se ha rebajado». En su autoescuela, por ejemplo, el último alumno que se examinó del práctico lo hizo a mediados de junio. Las empresas que tienen asalariados lo están pasando «muy mal», abunda Aragón. «Nosotros somos una familia de autónomos y nos podemos entender», pero el resto tiene más complicado capear este temporal.

Cronología

Junio
La Asociación de Examinadores Tráfico, Asextra, convoca la huelga parcial en todo el Estado.
Julio
Los paros se prolongaron todos los lunes, martes y miércoles hasta final de mes.
Agosto
Asextra se reúne el día 23 con la DGT para intentar solucionar el conflicto, pero no hay acuerdo. Anuncian huelga indefinida, pero al día siguiente confirman que será parcial.
Septiembre
A partir del día 4 se retomarán los paros parciales los lunes, martes y miércoles.

La huelga ha provocado ya grandes pérdidas económicas en el sector de las autoescuelas. Según indica el presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), José Miguel Báez, el sector contabiliza unas pérdidas que ascienden aproximadamente a 42 millones de euros y avisa de que pueden aumentar en otros 40 millones si la situación de huelga continúa. Ante tal hipótesis, distintas uniones provinciales de autoescuelas han comenzado a valorar la posibilidad de reclamar a la Administración los daños y perjuicios que ha provocado el paro a los centros de formación, algo que las autoescuelas guipuzcoanas «no se han planteado aún», según Josean Bengoetxea.

No obstante, algunos responsables de autoescuelas del territorio advierten que «esta huelga nos va a llevar a la ruina». Así de tajante se muestra Yanire Mozo, de Amezti. «La situación es grave», añade, «hasta tal punto que estamos viendo ya cierres de autoescuelas porque esto es insostenible».

Más

Fotos

Vídeos