A la espera de un cambio en la ley que no acaba de arrancar

Montse y Shaila sonríen./MORQUECHO
Montse y Shaila sonríen. / MORQUECHO

Los afectados piden que se elimine el paso obligado por Psiquiatría, que incluya a los menores y que no se produzcan injerencias innecesarias en sus vidas

Ana Vozmediano
ANA VOZMEDIANO

El pasado 21 de febrero, hace apenas tres días, se cumplió un año desde que se registró la propuesta de modificación de la Ley 3/2007 de 15 de marzo, reguladora de la rectificación registral relativa al sexo de las personas. «Los partidos políticos aguardaron hasta el 28 de noviembre para debatir su toma en consideración en el Congreso de los Diputados y nos hicieron aguardar dos días más hasta que, finalmente, ésta fuese sometida a votación el pasado 30 de noviembre». Lo cuentan los afectados desde la asociación Errespetuz, que recuerdan que aunque salvo el PP, todos los partidos votaron a favor, continúan a la espera de que se inicien los trámites para la presentación y debate hasta que se llegue a la aprobación.

«Queremos recordar que el derecho a que nuestra identidad sexual sea reconocida queda claramente recogido en el artículo 6 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Por eso solicitamos que quienes pueden garantizar el cumplimiento de este derecho lo hagan. La actual redacción de la ley niega este derecho a las y los menores de edad, así como a quienes carezcan de nacionalidad española y obliga a quienes si pueden acogerse a la misma, a pasar por el juicio arbitrario de psicólogos y psiquiatras además de exigir dos años de tratamiento médico. Realizando una injerencia completamente arbitraria en nuestras vidas, al obligarnos a pasar por unos tratamientos médicos que no en todos los casos son necesarios, para que nuestra identidad sexual sea legalmente reconocida».

No binario

Son las reivindicaciones de los transexuales vascos y de sus familias, contrarios a que este colectivo sea tratado en las unidades psquiátricas. Pero las peticiones surgen de todas las comunidades del Estado. Ayer, Unidos Podemos pidió que las personas transexuales de hasta 16 años puedan acceder a los tratamientos hormonales sin permiso de sus padres y que se nombre a un defensor judicial para los menores de esa edad que no tengan consentimiento de ninguno de sus progenitores. Registraban así la primera proposición de ley integral de transexualidad, en la que prevé esta misma fórmula para los menores que deseen cambiar en el registro su nombre y su sexo, que podrá ser masculino, femenino o no binario.

En ningún caso, según reza esta propuesta, el ejercicio de este derecho, tampoco en los adultos, deberá estar condicionado a la previa exhibición de un informe médico o psicológico o haberse sometido a procedimientos médicos, quirúrgicos o de otra índole. Con esta propuesta, todos los menores de 18 años tendrán que tener garantizadas la protección y atención «necesarias para promover su desarrollo integral», y pasarán a considerarse en situación de riesgo aquellos a los que sus progenitores no respeten su identidad sexual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos