La escasez de fondos municipales para afrontar la exclusión

Los ayuntamientos admiten su limitación para desarrollar más recursos y apuestan por una red comarcal

A. A. SAN SEBASTIÁN.

Los ayuntamientos son la puerta de entrada para el ciudadano con la administración pero también son la parte más débil, en cuanto a medios económicos y técnicos, al menos en lo que a servicios sociales se refiere. «La insuficiente capacidad económica supone el principal condicionante al que se enfrentan los municipios», advirtieron ayer responsables de los programas municipales para la inclusión de Pasaia, Arrasate, Donostia, Irun y Zarautz, durante su intervención en el Curso de Verano de la UPV/EHU sobre los retos en los servicios para personas en riesgo de exclusión. Los representantes locales coincidieron en la importancia de avanzar en una red de servicios a nivel comarcal para hacer frente a esa limitación.

Destacó el testimonio de Pasaia que, por su configuración en cuatro distritos, ya ha testado la coordinación con localidades vecinas, si bien los ajustes económicos «lo han dejado bastante cojo», lamentó Ziortza Rodríguez. La corresponsable del programa de inclusión constató nuevas realidades en la atención social, que afectan principalmente a «personas con enfermedad mental y con escasa habilidad social que se han visto obligadas a vivir en situaciones de infravivienda». También se refirió a mujeres inmigrantes con niños pequeños que acaban de llegar a la comarca sin apoyo socioeconómico, están en situación administrativa irregular y presentan «alto estrés emocional». La población africana «está tomando mucha fuerza» y obliga a los servicios sociales a seguir formándose y entendiendo «sus códigos culturales para dar una buena atención».

Fotos

Vídeos