Los embalses guipuzcoanos notan la escasez de lluvia

Embalse de Urkulu./FOTOS MORQUECHO
Embalse de Urkulu. / FOTOS MORQUECHO

Los embalses de Urkulu y Lareo están en emergencia aunque desde Gipuzkoako Urak inciden en que la situación no es preocupante

IRAITZ VÁZQUEZSAN SEBASTIÁN.

La falta de precipitaciones de este comienzo de otoño ya se empieza a notar en los embalses guipuzcoanos. La lluvia no llega y los días de sol se suceden uno tras otro, una ecuación que está provocando que dos presas del territorio ya se encuentren en situación de alerta. El panorama no es preocupante, aseguran desde Gipuzkoako Urak aunque están al nivel más bajo de los últimos cinco años. Pero la fotografía puede aún empeorar porque no se esperan precipitaciones hasta mediados de la semana que viene. «Está siendo un otoño más seco de lo habitual», confirma la delegada de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en el País Vasco, Margarita Martín.

Todos los embalses de Gipuzkoa, excepto los de Ibai-Eder situado entre Azpeitia y Beizama y el de Aixola en Eibar, se encuentran con un nivel de llenado inferior a la misma fecha del año pasado. El segundo de ellos estaba ayer al 90,47%, mientras que el año pasado su situación era del 77,91%. Eso sí, se queda lejos de las cifras de hace cuatro años, cuando estaba cerca del llenado absoluto, ya que su capacidad se encontraba al 99,68%. En cuanto a la presa que está situada en Urola Kosta, está a la mitad de su capacidad con un 49,59% de llenado. Algo mejor que el año pasado cuando se encontraba al 47%. Hace cuatro años estaba al 60,76%. Su mejor cifra, según los datos de la web de Gipuzkoako Urak.

67
litros de agua
por metro cuadrado se han registrado en lo que va de octubre en Igeldo
Un 35% menos de lo que suele ser habitual en un mes normal. Desde Aemet lo califican de mes «seco».
67
Los embalses
Emergencia
Los embalses de Urkulu en Aretxabaleta y el de Lareo en Ataun están en emergencia.
Alerta
Ibai-Eder está en situación de alerta aunque su situación es mejor que la del año pasado.

El nivel más bajo de llenado lo presenta el embalse de Lareo en Ataun. Ayer su porcentaje era del 38,80%. Desde comienzos de año es la presa guipuzcoana que presenta porcentajes más bajos. Su situación es de emergencia, aunque a los responsables de Gipuzkoako Urak no les preocupa demasiado, ya que abastece de agua solamente a los ataundarras y está vertiendo agua para el caudal ecológico del río Gauntza, para mantener su biodiversidad.

El embalse de Urkulu, en Aretxabaleta, también está en nivel de emergencia. Es el segundo pantano más grande de Gipuzkoa, con 10 millones de metros cúbicos de agua. Y ahora está al 54,12% de su capacidad. La cifra más baja de los últimos cinco años. En 2013 por ejemplo estaba al 69,28%.

El embalse de Urkulu está al 54,12% de su capacidad.
El embalse de Urkulu está al 54,12% de su capacidad.

Prealerta

Menos preocupante es la situación que muestran los embalses de Barrendiola en Legazpi y el de Arriaran en Beasain. Ambas se encuentran en prealerta. El primero de los dos se encuentra al 61,87%, cinco puntos menos que estas mismas fechas el año pasado. Mientras que el segundo está al 48%, la cifra más baja de los últimos cinco años. En 2013 se encontraba al 58,83% de su capacidad de llenado.

Con mejor salud está el pantano de Ibiur en estos momentos. Su situación la califican de normal desde Gipuzkoako Urak. Y es que se encuentra al 64% de su llenado. Aún así, al igual que ocurre en otras presas, en este caso también es el nivel más bajo de los últimos cinco años cuando estaba al 78,38%. El embalse del Añarbe también muestra una buena situación, lleno al 75,3%.

A pesar de que las lluvias del domingo han maquillado un poco los porcentajes de los embalses guipuzcoanos, los próximos días no se prevé que haya precipitaciones. Por lo que la situación podría empeorar. En lo que llevamos de mes, en el aeropuerto de Hondarribia se han recogido 63 litros por metro cuadrado, cuando el valor medio suele ser de 97. En Igeldo, por ejemplo, se han recogido 67 litros, cuando la media en este periodo suele ser de 102. «Estamos teniendo un otoño bastante seco», reconoce Martín. Además, el anticiclón instalado provocará que no haya precipitaciones hasta al menos el 1 de noviembre.

Fotos

Vídeos