La Ertzaintza alerta de la presencia en Gipuzkoa de un grupo especializado en robos a personas mayores mediante el 'abrazo solidario'

Se trata de una banda itinerante compuesta principalmente por mujeres jóvenes

SONIA ARRIETA

La Ertzaintza ha alertado este jueves de la presencia en Gipuzkoa de un grupo especializado en robos a personas mayores mediante el 'abrazo solidario'. Esta técnica consiste en agradecer a las víctimas mediante un abrazo la respuesta a una información que previamente han solicitado. Es en ese momento cuando aprovechan para sustraer al descuido las joyas o las carteras.

Según ha informado el Departamento vasco de Seguridad, este banda itinerante lo forman principalmente mujeres jóvenes que abordan a las víctimas en la vía pública. En lo que va de año la Ertzaintza ha tramitado 65 denuncias en el territorio por estos hechos, a las que habría que sumar las llevadas a cabo por las policías locales. Con la llegada del verano se ha detectado un incremento de este tipo de robos por lo que la Ertzaintza ha decidido dar la voz de alarma, sobre todo, entre el grupo de víctimas potenciales, los mayores de 70 años.

Varios 'modus operandi'

El 'modus operandi' de estos hurtos puede variar en función de la víctima y del entorno, pero generalmente el objetivo final es intentar siempre establecer un contacto físico para sustraer con habilidad cualquier tipo de joya, dinero o incluso la cartera.

La Ertzaintza explica que las excusas empleadas para ganarse la confianza de las personas mayores suelen ser variadas. Preguntas por una dirección concreta, un hospital, un centro de salud, etc. Una vez conseguida la atención y la información, dan un abrazo a sus víctimas como forma de agradecimiento y es este el momento en el que aprovechan para sustraerle las joyas o el dinero.

En otras ocasiones, su objetivo es tratar de colocar a sus víctimas algún tipo de baratija o bisutería en el cuello o en la muñeca. De nuevo, una vez que se establece el contacto físico es cuando aprovechan para llevar a cabo el hurto. A veces también aluden a algún parecido físico de la víctima con algún conocido e, incluso, en el caso de varones mayores, les llegan a proponer algún tipo de contacto sexual llevándoselos a un lugar un poco apartado (portal, ascensor, zonas apartadas de miradas en plazas o parques), sin que se percaten del hecho de estar siendo víctimas de un robo.

Por lo general, el contacto se establece en la vía pública, aunque también puede darse el caso de ser abordados por un vehículo que pregunta cualquier tipo de cuestión, logrando así el acercamiento de la víctima y generalmente su contacto con ella. En estos casos, explican desde el departamento vasco de Seguridad, el vehículo suele estar conducido por un varón y en la parte trasera viajan una o dos mujeres, que son las que preguntan al o a la viandante y consiguen hurtar las joyas.

Consejos

Evitar hacer ostentación visible de joyas
en la vía pública, no portando objetos de valor de manera diaria y permanente.
Desconocidos.
Desconfiar
No estar solos

Fotos

Vídeos