Errenteria se 'moja' con los refugiados

Los 'refugiados' llegaron en lanchas neumáticas por la ría Oiartzun. / FOTOS: ARIZMENDI

Entidades sociales simulan un desembarco en la ría para denunciar la escasez de acogidas

LUISMA RODRÍGUEZ ERRENTERIA.

El sufrimiento y el drama que padecen los miles de refugiados que se juegan la vida en el Mediterráneo en busca de una vida segura resulta imposible de reproducir. Pero, salvando esas inmensas distancias, Errenteria quiso simular ayer un desembarco de una veintena de personas para denunciar las condiciones de los migrantes y reclamar el cumplimiento de sus derechos. Bajo el lema, 'Mójate desde el Atlántico al Mediterráneo', y coincidiendo con la celebración estos días del Festival Atlantikaldia, la villa papelera se asomó a la ría Oiar-tzun por donde arribaron diez lanchas neumáticas. El acto había sido organizado por una decena de entidades, entre las que se encontraban SOS Racismo, Salvamento Marítimo, el Grupo Oarso Taldea y Zaporeak.

Mientras los refugiados descendían durante cerca de 300 metros por el cauce del río, desde el barrio de Gabierrota hasta el centro de Errenteria a la altura de la Alameda, varias decenas de personas participaron en una manifestación paralela en la que corearon lemas como 'Ninguna persona es ilegal', 'La Ley de Extranjería para Juan Carlos y Sofía' y 'Ongi Etorri Errefuxiatuak'.

Al llegar a la altura de la Alameda los participantes que hacían el papel de refugiados intentaron desembarcar, pero fueron obstaculizados en primera instancia por uno de los actores, que estaba disfrazado de guardia civil. Tras un tira y afloja consiguieron llegar a tierra entre los aplausos de los espectadores. En tierra les esperaban dotaciones de sanitarios que les arroparon con mantas térmicas, como sucede en la realidad con los refugiados que consiguen alcanzar las costas.

Registrados e internados

También tuvieron que pasar los trámites a los que se somete habitualmente a los refugiados que llegan en pateras, como el ser registrados e internados en un centro. Para dar mayor verosimilitud al desembarco, también hubo unas cocinas industriales para alimentarles con caldo y otras vituallas. El acto contó también con una animación de txistularis que les recibieron con varias piezas musicales.

Los organizadores quisieron denunciar la situación que atraviesan los refugiados que llegan a Europa huyendo de los conflictos y guerras que sufren en sus países. En lo que llevamos de año, 137.000 refugiados han conseguido atravesar la frontera de Europa, de los cuales solo 27.000 han sido reubicados. También criticaron que el reparto de acogida asignó a España 20.000 refugiados, de los cuales solo 2.000 han sido acogidos hasta la fecha y denunciaron que el gobierno español ha impedido a las comunidades autónomas y ayuntamientos que quieren acoger a refugiados el poder hacerlo. «No basta mirar al Atlántico, también hay que hacerlo al Mediterráneo».

Fotos

Vídeos