Un equipo técnico trabajará para dar «solución amistosa» al conflicto de casa Ciriza de Pasaia

Un equipo técnico trabajará para dar «solución amistosa» al conflicto de casa Ciriza de Pasaia

La Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento se dan una última oportunidad para evitar judicializar la reclamación de 200.000 euros por las tasas sin pagar desde 2012

ARANTXA ALDAZSAN SEBASTIÁN.

El Ayuntamiento de Pasaia y la Autoridad Portuaria van a quemar el último cartucho para intentar llegar «a una solución amistosa» y evitar la vía judicial por el conflicto en torno a la ocupación de la casa Ciriza. Las dos partes enfrentadas han acordado un primer paso para desenredar la madeja administrativa: un equipo técnico, con representación de las dos instituciones, trabajará para lograr lo que hasta ahora ha sido imposible.

El edificio lleva años siendo utilizado por el consistorio pasaitarra como centro cultural, en cuya rehabilitación ha invertido 1,2 millones de euros. Pero desde 2012 no ha pagado las tasas para la autorización de esos usos, «una deuda» que asciende a 230.661 euros y que ha llevado a la Autoridad Portuaria a elevar una denuncia, tras las reiteradas negativas municipales de aceptar esas cláusulas. El Ayuntamiento hace una lectura del asunto desde otra perspectiva y, aun reconociendo que esa cantidad no ha sido abonada, recuerda que desde 2006 se han invertido un total de 1,2 millones de euros, de los cuales 782.000 euros han sido desembolsados desde 2012, la fecha a partir de la cual le reclaman las tasas no abonadas. El consistorio solicita una cesión gratuita, y entiende que de no haber sido por el uso y renovación municipales el edificio estaría en ruina. La postura de la Autoridad Portuaria difiere de la municipal y espera que el consistorio haga una contraoferta para evitar la intervención de la justicia, que podría derivar en un desahucio que la ley contempla si no se pagan las tasas.

Llegados a este punto, cabían dos opciones. O mantener las posturas enconadas, o intentar limar asperezas para encontrar una salida que no sea la judicial. Ayer, y aunque no estaba incluido en el orden del día, el consejo de Administración del Puerto no pasó por alto el conflicto y en el turno de asuntos varios intervinieron tanto la alcaldesa de Pasaia, Izaskun Gómez, como el presidente de la Autoridad Portuaria, Ricardo Peña. Las espadas no se mantuvieron tan en alto y se relanzó la opción de entablar las negociaciones para llegar «a un acuerdo factible», en palabras de la regidora pasaitarra. «Si esto ha servido para que nos sentemos, creo firmemente en la colaboración interinstitucional», sostuvo Gómez, que tendió una mano para alcanzar una solución política. «Entre cero y 100 hay un intermedio», y apeló al entendimiento entre instituciones, más allá de las cuestiones jurídicas. «Es un mal sueño que no debió ocurrir», resumió el estado de las cosas. Y lamentó que la denuncia interpuesta al Ayuntamiento sea por «enriquecimiento injusto». «Me duele como alcaldesa porque lo que es injusto es que habiendo invertido 1,2 millones de euros en el edificio nos acusen de enriquecimiento».

LAS FRASESIzaskun Gómez Alcaldesa de Pasaia «Es un mal sueño que no debió ocurrir. Tiene que haber voluntad política para resolverlo» Ricardo Peña Pte. Autoridad Portuaria «Las dos partes estamos dispuestas a entablar conversaciones para llegar a una solución amistosa»

Ricardo Peña tampoco dio un paso atrás en su versión de los hechos y se ciñó a la obligación como responsable de la Autoridad Portuaria de hacer cumplir la normativa. «No es una iniciativa personal», volvió a reiterar ante la alcaldesa. En lo que sí se avanzó es en la voluntad de que, transcurridas las fechas navideñas, a partir de enero se siente en la mesa un equipo técnico-jurídico de ambas instituciones para retomar conversaciones y encontrar «una solución amistosa».

Peña recordó que el consejo de Administración del Puerto celebrado el 30 de junio de 2016 autorizó a que se tomaran las medidas pertinentes para reclamar las tasas no abonadas por parte del Ayuntamiento. Desde entonces, afirma, se han enviado tres requerimientos al consistorio. «La respuesta ha sido cero, ni siquiera contestación». De nuevo la explicación desde el Ayuntamiento evidencia el encontronazo. «La propuesta de la Autoridad Portuaria siempre es la misma, no se mueve de su sitio», critica la alcaldesa, que considera que esos términos no se corresponden con una negociación como tal. «Tiene que haber voluntad política para resolverlo», insistió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos