Gipuzkoa aplaza la decisión de aceptar o no la oferta de Bizkaia sobre residuos

Entrada y salida de camiones en el vertedero Betearte, en Mallabia./Morquecho
Entrada y salida de camiones en el vertedero Betearte, en Mallabia. / Morquecho

GHK pospone la apertura del sobre económico de la empresa de Mallabia para estudiar la propuesta alternativa del Gobierno vecino

GAIZKA LASA

Habrá prórroga en el partido que dilucida dónde irán a parar parte de las basuras de Gipuzkoa hasta que puedan llevarse a la incineradora de Zubieta. Gipuzkoako Hondakinen Kudeaketa (GHK), como árbitro, ha decidido este viernes mantener con vida las dos opciones en liza: la adjudicación del servicio a la empresa Betearte de Mallabia y la propuesta alternativa presentada por la Diputación Foral de Bizkaia.

A su mesa de contratación le tocaba este viernes abrir el tercer y último sobre (económico) de la única firma presentada al concurso público convocado para dar salida a 60.000 toneladas anuales de residuos, pero decidió posponer este paso administrativo. Stop. No avanzar en un camino que haya luego que desandar. Justificó esta postura explicando que abre un plazo «para analizar las condiciones de la propuesta presentada por Bizkaia y para aclarar y concretar su viabilidad».

No desvelar la oferta económica del vertedero privado de Mallabia para estudiar la alternativa del Gobierno de Bizkaia podía decantar el partido hacia esta segunda opción, aunque para evitar tal interpretación, el diputado guipuzcoano de Medio Ambiente -también presidente de GHK y miembro de la mesa de contratación-, José Ignacio Asensio, salió al paso para asegurar que «todas las opciones siguen abiertas y seguiremos analizando las ofertas hasta encontrar la mejor solución». Quiso así dejar el encuentro en tablas. Ni para un lado, ni para el otro.

Gipuzkoa conoció los términos económicos de la oferta vizcaína el jueves a última hora

Uno de los motivos que propició la decisión de posponer la apertura del sobre económico de la única licitante fue que la oferta alternativa de la Diputación de Bizkaia llegó a Gipuzkoa con su correspondiente planteamiento económico a última hora, la noche del jueves. De ahí que la mesa de contratación optara por darse un tiempo para estudiar la propuesta en lugar de tomar decisiones apresuradas.

No obstante, fuentes forales han señalado este viernes que «queremos dejar despejadas las incógnitas para el final de la semana que viene». En ese tiempo, responsables forales de Gipuzkoa tendrán margen para analizar la oferta vizcaína y negociar, si hiciera falta, sus términos hasta convertirla en «razonable» y susceptible de ser aceptada.

El apartado económico será una de las claves a la hora de tomar la decisión final. El secreto mejor guardado por las dos instituciones forales. Ni el jueves dieron cuenta del contenido de la reunión que mantuvieron responsables de ambos lados, ni ayer revelaron las cifras que hay sobre la mesa. Lo único que ha trascendido hasta ahora son las declaraciones del diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, señalando, en referencia al tratamiento de residuo de Gipuzkoa, que «tendrán que pagar lo que nos cuesta, ni un euro menos».

Como en toda negociación, las propuestas económicas serán más o menos asumibles en función de la existencia de alguna otra alternativa y, tal y como sostienen fuentes del departamento de Medio Ambiente, Gipuzkoa cuenta con la opción de adjudicar el servicio a una empresa que oferta un precio por debajo del techo de 60 euros por tonelada tratada. Rementeria habló de «dar una solución» a «un problema de Gipuzkoa», si bien su propuesta deberá satisfacer determinados parámetros para ser elegida.

La institución foral vizcaína no tiene competencias para detener la adjudicación al vertedero de Mallabia, que ya cuenta con el permiso medioambiental del Gobierno Vasco para recibir el residuo guipuzcoano en crudo, sin tratamiento previo, lo que precisamente quiere evitar Bizkaia con su oferta.

Aunque el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, no ha intervenido aún en el asunto -tal y como ha denunciado esta semana el PP guipuzcoano- el departamento foral de Medio Ambiente sí ha subrayado que ese ofrecimiento deberá ser «razonable». José Ignacio Asensio reiteró este viernes que «nuestra prioridad es garantizar el interés de los guipuzcoanos con una solución sostenible ambiental y económicamente».

La empresa de Mallabia espera la decisión con la autorización del Gobierno Vasco en mano

Bizkaia plantea, para evitar el vertido crudo en Mallabia, que la fracción resto que necesita exportar Gipuzkoa se dirija a la planta de valorización energética de Zabalgarbi ante la imposibilidad de que la planta de tratamiento mecánico-biológico (TMB) del monte Arraiz asuma tantas toneladas. Las cenizas que resultaran de la incineración, viajarían al vertedero foral de Artigas. El doble tratamiento elevaría el coste del servicio y Gipuzkoa tendrá ahora que valorar hasta qué punto puede justificar encarecer la operación respecto a las condiciones de la empresa Betearte.

EH Bildu apela al Gobierno Vasco

Ante el asunto que implica a las diputaciones de Gipuzkoa y Bizkaia, EH Bildu ha señalado este viernes que «es momento de acabar con las visiones que solo obedecen a la óptica territorial y es momento de responder como País, bajo una visión nacional». En este sentido, la coalición abertzale explicó que «no entiende el papel de mero observador tomado por el Gobierno Vasco en este momento caótico. Siendo los recursos y las infraestructuras de este país limitadas, y para que éstas sean gestionadas de la mejor manera y sin duplicidades, es al Gobierno Vasco a quien le compete ordenar este debate».

Que la Diputación de Bizkaia haya ofrecido sus instalaciones a Gipuzkoa para dar solución a sus residuos, incluyendo la incineración, «ha dejado totalmente al desnudo el discurso que han mantenido el PNV y el PSE de Gipuzkoa hasta ahora», según EH Bildu, que pregunta cómo es posible que el señor Asensio dijera hace tres años en las Juntas Generales de Gipuzkoa que tenían que llevar el rechazo a Cantabria porque Bizkaia no tenía capacidad para gestionarlas y ahora resulte que sí que la tiene.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos